Vivir sin ti... no puedo

Era una feliz noche de mayola vi llegar... Tan atractiva... Con esa magia que de inmediato me envolvió,la miré sin mirar quedando impregnada de ella;Su presencia estaba allí e invadía todo mi ser...Que sensación tan agradable... Ella me envolvía con ese magnetismo tan especial que de inmediatosentí que la amaba;Desde ese momento se adueñó de mis sentidos,tanto que ya no podría vivir sin ella.Al amanecer la vi a un costado de mi cama,la miré con intríga,con esa mirada tan mía... Con mucha dulzurapues quería evitar que se intimidara...Sin invitarla ella estaba invadiendo mis...

Leer más: Vivir sin ti... no puedo

Los muertos no cuentan cuentos

No puedo dormir, otra vez. Y he venido aquí para que me expliques un cuento. Debe sonarte extraño que esté aquí pidiendo escuchar tu voz. Lo siento. Siento no habértelo pedido antes, pero no fui capaz de reaccionar ni derramar una sola lágrima como los demás. Quizá ese día fue la vez que fui más valiente y estuve más ausente que cualquier otra persona. Mirando tu nombre escrito me hace recordar en el momento...

Leer más: Los muertos no cuentan cuentos

Pobre Madre

Pobre Madre mía. Tus hijos no te merecemos. No somos dignos de ti. Hemos revuelto tus entrañas, hemos drenado tu sangre, hemos quemado tus cabellos y hollado tu piel. Te hemos destrozado y lo seguimos haciendo, a pesar de las evidentes señales de dolor que nos manifiestas. Tus lágrimas se han vuelto ácidas, pero eso nos tiene sin cuidado. Tus aguas cada vez son más escasas, pero igual las seguimos contaminando. Envenenamos tus entrañas...

Leer más: Pobre Madre

Eutanasia

Llevabas tiempo enfermo, se te notaba. Jamás fuiste lo suficientemente fuerte, tal vez la causa de tu mal la ocasionó esa fragilidad que te ha caracterizado o quizás la sucesión de acontecimientos que nos han llenado de dudas, incertidumbre, estrés y tristeza. Si, ese es el término: tristeza. Me pregunto si era posible evitar de algún modo la penosa situación por la que atraviesas ahora, sumido en un doloroso y callado...

Leer más: Eutanasia

Conciliábulo de brujos

Desperté una vez en medio de mi sueño, en la noche, justo cuando comenzaba a descender los peldaños que llevaban hasta el sótano. Camine por el largo y frío pasillo y pude ver a mis lados, los enormes y negros barriles rebosantes de humedad. Mis piecitos descalzos caminaron y sin embargo, nunca sentí el contacto con el suelo. Tampoco vi a los del coro. Finalmente llegue hasta el ultimo de aquellos toneles, sobre el cual pude leer...

Leer más: Conciliábulo de brujos

Quiero devolverte algo

Quiero devolverte algo... Los susurros de tu voz entrando por mis oídos, tu mirada ausente y vacía, no quiero tus besos, ni tus ilusiones, ni el futuro que veías conmigo. No quiero cargar con la culpa de un recuerdo inexistente. Vete y por favor déjame aquello que despreciaste, y al salir por favor apaga esa llama que has dejado encendida, no quiero que vuelvas,  y si algún día te surge el recuerdo, mátalo y se libre pero...

Leer más: Quiero devolverte algo

Lucha libre de pueblo

En aquellas épocas lejanas en mis recuerdos, unos personajes fantásticos que llenaron páginas de mi memoria  fueron esos gladiadores modernos llamados astros de la lucha libre. Los niños los magnificábamos en nuestras cabezas y los adornábamos con unos poderes increíbles que, a nuestros ojos, los elevaban a una categoría de dioses griegos o, por lo menos de héroes. Según las características los...

Leer más: Lucha libre de pueblo

Perseverancia

En 1983 envíe mi primera carta a la embajada de Canadá, solicitando información acerca de la posibilidad de emigrar a estas frías y prometedoras tierras del norte. “Suipacha 1111, piso 25, Buenos Aires”, nunca olvidaré esa dirección. Tras rechazarme dos veces por no llegar al puntaje requerido y luego estar cerrada la inmigración por dos largos anos, decidí hacer algunos cursos para mejorar mi curriculum vitae, entre...

Leer más: Perseverancia

Las razones de mi vida

¿Por qué nos empeñamos en inventarnos nuestras propias historias? ¿Por necesidad de mantener nuestra esperanza intacta?, ¿por aferrarnos al último asomo de felicidad compartida?, ¿por contagiarnos la confianza que nos mantiene enteras? Por las razones que sean, por aquellas que valoramos certeras y por las que no nos conforman realmente, pero definitivamente por todas ellas. Nos pasamos gran parte de nuestro día cavilando...

Leer más: Las razones de mi vida