★ Cuando no haya nadie a quien Amar ★

 

 

 

Pasamos momentos en nuestra vida que son complejos, situaciones que no quisiéramos repetir, cuentos que creímos olvidados.

 

Miles de pensamientos vienen a mi mente, me acuerdo de cada uno de los rostros que vi en mi vida, cierro los ojos y me veo de novio con alguna mujer maravillosa, me imagino sentado en una mesa con su familia. Y la expresión de sus rostros como alguien que pregunta ¿qué hace este aquí ? 

 

Siempre pienso que la Pareja forman un círculo perfecto entre si, que a veces por desconocimiento o simpatía el círculo no cierra perfecto, pero con acciones y amor todo se puede lograr.

 

Hay dos extremos en esta vida, uno es el amor plenamente, ese amor que hace que los días sean más cálidos, independiente de la temperatura, creo que si bien, ese amor es más bien escaso, debemos buscarlo  todo el tiempo que dure nuestra existencia para encontrarlo y disfrutar de él. 

 

El otro extremo es que se descubre con los años, y es el que cuando no tengamos a nadie a quien amar no amemos a nosotros mismo. 

 

Quizás un amor no es más grande que el otro, pero si son bien diferentes entre sí, ayer mientras pensaba que nuestro tiempo se termina, pensaba en el instante que tomamos conciencia que al final siempre estamos solos

 

No importa en qué momento nos demos cuenta, pero solo es cuestión de mirar y de aprender que está vida es una vida tan individual, que cientos de momentos que nosotros hemos vivido en compañía, no son sino un pálido reflejo de nuestro ser en soledad 

 

Que no importa quién esté a nuestro lado, si nuestro interior no está bien, será muy difícil que el exterior se acomode a nuestros deseos.

 

Quizás la vida no sea más que una especie de escuela donde cada uno tendrá que aprender a superarse y tratar de dejar en alguien una semilla para avanzar.

 

Las palabras que he dicho y que me han dicho, retumban en mi cabeza como gritos sin oírse, no sé si esto ha moldeado mi vida. Pero mientras pueda recordar mis momentos seré feliz no importa a quién tenga a mi lado.

 

La soledad es buena compañera de momentos que solo se escucha el pensamiento, no sé si busco ya alguien que me espere, solo sé que cuando uno desespera hay alguien que sueña.

 

Los caminos son diferentes y se cruzan, algunos se cruzan para mal y otros sirven para aprender.

Lo importante es que de cada relación saquemos un granito, algo una enseñanza que nos ayude a sobrellevar los vaivenes de la vida. 

 

 

Si deseas podes escuchar el audio de esta publicacion. La hemos convertido en audio porque estamos

a favor de la comunicación y queremos que todos tengan la oportunidad de leerlo y escucharlo. Andres Lacrosse.

 

 

 

 

Comentar