Cuento corto, Impaciente por llegar

 
 
 
Cuentan que Dios estaba en el cielo dando sus órdenes. A cada cual le daba una orden distinta, tendrían que venir a la tierra unos cientos de ángeles, para ayudar a los seres humanos de todas partes. 

De repente uno de sus hijos se paró delante y sin recibir instrucciones le dijo: 
 
- Se supone que mañana mismo naceré y tengo muchas dudas al respecto.
 
- El señor lo miró y luego sonrió. Con un tono cálido le dijo - cuéntame
 
 
Así que nuestro ángel se vistió de coraje y luego le dijo:
 
- He escuchado que los seres humanos son malos, cuando esté en la tierra quién me defenderá de tales atrocidades.

- No te preocupes - respondió el supremo - ya he elegido un ángel para que te proteja en tu estadía en la tierra.

- ¿ Y podrá defenderme de todo los males ? - volvió a la carga

- Sí respondió seguro y luego agregó, no sólo te protegerá sino que hará lo posible para que crezca fuerte y sano.

- Una cosa antes de irme - ¿Como lo reconoce a mi ángel ?. Cuando llegue allá por favor dime el nombre al menos.

- Dios lo miró y volvió a sonreír, luego de una pausa le dijo:
 

- No importa su nombre - tú simplemente dile mamà.
 
 
Andres lacrosse.
 
 
 

Comentar