Debemos escuchar

    Cuando canta un grillo por la noche en nuestra habitación, sólo pensamos en ubicarlo, para eliminarle y no permitir que su canto, arruine nuestro sueño.-

  En realidad lo único que estamos haciendo es imponer nuestra voluntad, de que el grillo, no cante más.-

No pensamos en su corta existencia, en la virtud que Dios le dio para expresar talvez su alegría, o su disconformidad con el medio que lo rodea, o simplemente dialogando con un compañero.-

 Lo mismo que hacemos con el grillo, lo hacemos con las personas, con la diferencia que generalmente no la matamos.-

   Porque pensamos siempre que lo nuestro es la verdad absoluta. Nos molesta y nos pone de mal humor, si otra persona piensa diferente, o emplea métodos no convencionales.

   Pienso que la buena convivencia entre los seres humanos se produce, cuando respetamos a nuestros semejantes, comprendemos al perjudicado, apoyamos al ignorado,  le damos la mano al necesitado, y escuchamos con respeto.-

   Si todos manejamos parte de estas reglas, que diferente sería el mundo.-

Comentar