DIAMANTE IMAGINARIO

DIAMANTE IMAGINARIO

 
Murió ahogado, en el océano infinito de sus sueños
entre tinta y pluma, musas que lo corrompen
desde entonces, los papeles fieles le prenden
cuando lagrimas caen, fonemas infernales surgen
y el fuego irrumpe, cuando solo está con miedo en la fría urbe.

Cada mañana, siente sin peso sus endebles dedos 
 parece atado, un simple monótono aislado, siempre lo ha estado
en sus ojos refleja aquello que él ha perdido
pero cuando escribe, encuentra que su alma aún no se ha ido

Es consiente, de cuantas líneas estira hasta llegar al paraíso
impregna de dolor el aroma de las hojas y su rocío 
prefiere pagar un precio que lo invita a caer, en su propio vacío 
y lo sabe, solo que sabe lo que más nadie ha visto
su sonrisa grande cuando un poema escala por su precipicio

Es calor, es su eterno amor, la silueta sin temor de una dama
y, se pasea noble, aun cuando ya perdió su niñez
ríe, juega y canta balanceado en los paisajes creados en su drama
aun cuando sus labios le atravesaron como estacas su alma
elegante se levanta, inmortal con sus inestables palabras
y dedica un poema, al día muerto y la noche eterna que el ama

Cenizas de un rosa, que se emboza lentamente ardiendo en esta prosa
su pasado rebota, en la imaginación rota un diamante
sin un delante, sin un atrás, con la vivida certeza de mirar más allá
deja las nubes, solo cuando se pasea entre la luna y una estrella
para volver a su libro en blanco plasmando sus pasajes de sinfonías
y deja ya un lado su melancólica soledad de su pesadilla
para pintar un sentimiento vulgar en el lector de esta poesía.

-W. Benjamin

 

SENTENCIA POETICA

 


derechos de autor. DNA

Comentar