¿Donde duermen las Mariposas ? Andres Lacrosse

Parecemos unos cuantos pedazos de amor desparramados en lo más profundo de nuestro planeta, a veces los seres humanos nos combinamos, para que cada uno de nosotros tenga la oportunidad, de poder lograr conocer el cariño y poder transformarlo en caricias y besos ,hacia un ser humano determinado.

 

Poseemos una capacidad innata, dada al nacer que hace que cada uno encuentre en la vida, circunstancias, momentos y acciones para aflorar ese sentimiento tan hermoso.

 

Casi nadie que conozco es capaz de sobrevivir esta vida sin un acompañante, siempre tendemos a estar en soledad, porque vivimos una vida totalmente en primera persona, pero que importante es saber que del otro lado tenemos personas que hacen de nuestra vida un espacio mejor.

 

Quizás alguien busque desesperadamente a lo largo de los años, oportunidades genuinas para descubrir el amor y la compañía, algunos de nosotros hemos tenido la suerte de vivir algunos años solamente y encontrarnos de frente con el Amor, otros en cambio han pasado la mayor parte de la vida buscando eso que nos hace vivir plenamente y conocer el camino de la felicidad.

 

Tal vez esto sea una de las cosas más importantes de nuestra vida, quizás el descubrimiento de lo que somos capaces de lograr y qué cosas podemos brindar.

 

Cuando escucho hablar sobre los amores perdidos, pienso, que bueno que ha sido así, porque cada uno de ellos han acompañado nuestro camino, nuestros años han sido de progreso como seres humanos y como amantes.

 

Nadie es más importante que nadie, simplemente somos distintos, a veces el remedio puede ser amargo pero otras veces tan exquisito.

 

Nada puede estar librado al azar en este universo infinito y perfecto, somos unos responsables auténticos de nuestro sentido más amoroso, si en este momento disfrutas del amor en la vida que has elegido, en este tiempo que permanecerás en la tierra, déjame decir que cada uno tendrá que cultivar cada paso con sabiduría.

 

El amor es correspondido, corresponde directamente a lo que brindamos, si amamos intensamente del otro lado encontraremos lo mismo, porque el amor no tiene límites impuestos por lógicas humanas.

 

Se puede amar tranquilamente a una persona por cientos de años, descubriendo y enseñando el cómo y el dónde de nuestro sentimiento.

 

Una vez leía sobre las mariposas tropicales, una especie rara que muchos colores que viven en las diversas selvas de latinoamérica, las mariposas tienen a no vivir mucho tiempo esto hace que vivan protegiéndose por la aparición de ciertos depredadores que amenazan su existencia.

 

Estas tenían una particularidad a la hora de dormir, dormían todas juntas porque gracias a los llamativos colores hacen una comunidad que alejaba a cualquier animal, sabiendo que los colores llamativos son signos de peligrosidad.

 

Esta especie todas las noches de su corta vida, dormían juntas, y como casi todo lo que hemos aprendido a lo largo de la existencia humana ha sido por medio de mirar a la naturaleza, quiero contarte que nosotros no somos una parte externa de ello.

 

Nosotros nacimos para vivir en comunidad y acompañándonos, somos una especie que piensa y se desarrolla a pasos agigantados, por eso necesitamos más relaciones que eleven nuestra capacidad y nos han ser mejores en todo.

 

Por último no dejes querido lector que las oportunidades se escapen de tus manos, no dejes pasar momentos por orgullo o por incomodidades que al final de cuentas, son interpretaciones de tu mente, nadie está tan preocupado por nadie, busquemos la felicidad. Lo demás se acomoda a nuestro paso.


Soy tu amigo. Andres Lacrosse

Comentar