Vote por los mejores escritos del 2016

Vote por la mejor crónica del 2016 Vote por el mejor cuento del 2016 Vote por el mejor ensayo del 2016 Vote por el mejor minicuento del 2016 Vote por el mejor monólogo del 2016 Vote por la mejor opinión del 2016 Vote por el mejor poema del 2016

El amor de estos tiempos tecnológicos

 

 

Quizás las parejas duran muy poco tiempo juntas en este siglo veintiuno que venimos viviendo, sabiendo que el amor es más bien escaso y que casi no se reparte. 

 

Pienso que los tiempos cambian para la humanidad entera Tanto en tecnológica como en todas las áreas de la vida.

 

La vertiginosidad de los días hace que estemos más concentrados en nuestro trabajo, el Progreso social y toda una serie de ilusiones superfluas que en realidad son espejismos.

 

Porque lo verdaderamente importante, lo que nos llena y nos hace felices como seres humanos es el amor. 

 

Y el amor en todas las dimensiones posibles, podemos hablar del amor hacia nuestros hijos, el amor hacia nuestra pareja, hacia el trabajo que desempeñamos y podríamos poner cientos de ejemplos, pero solo eso llenara nuestros vacíos en tiempos de crisis. 

 

Los seres humanos vivimos en un ensueño permanente, vivimos como si fuéramos jóvenes siempre y como si lo más importante sería acumular cosas materiales para demostrar y aparentar a personas que casi no les importa nuestra existencia. 

 

Siento que si bien estamos atrasando el tiempo del despertar, el amor tiene una fuerza tan profunda que puede transformarnos a todos y hacernos vivir momentos inolvidables y hermosos. 

 

Quizás las nuevas tecnologías nos acercan más en la inmediatez de los mensajes y nos hacen estar más comunicados en el día a día. Mensajes llegan en milésimas de segundos a los rincones más insospechados del planeta. Parejas se consolidan a través de Facebook y hacen una relación pública por allí, la gente vive mas en las redes sociales que en las calles. 

 

Ahora bien eso puede ser contraproducente porque de la misma forma que nos mantiene unidos, estamos cada vez más aislados como sociedad. 

 

Es como el cuento de la zanahoria delante del burro, el burro incrédulo piensa que si se esfuerza llegará a la zanahoria que pende sobre su cabeza a unos cuantos centímetros, claro se esfuerza y hace todo lo posible por llegar, pero está siempre en el mismo lugar.

 

Salvando las distancias esto es así para nosotros, estamos más absortos en el que dirán que no vemos nuestro propio entorno, nuestras propias pasiones, esas cosas que nos hacen levantarnos a la mañana y trabajar hasta bien entrada la noche, pasiones de antes, que sirven hoy para que nuestra vida sea un éxito para nosotros mismos. 

 

Quizás tendremos que entender lo que se ha dicho hace ya cientos de años, amarás a tu Dios tanto como a ti mismo. 

 

Cuando más nos amemos más podremos repartir amor a los que más nos necesiten.

 

Andres lacrosse

 

 

Comentar