El lenguaje que olvidamos.

La parte que gobierna el tacto en mi corazón se dibujo a consciencia. Trazos libres donde no obviamos el sentimiento humano. El significado más literal fue sustituido por dos almas que llegaron para aprender. Y en el peor de los casos  huyeron para orientar un caos exterior. Para entender es útil la razón. Aunque en promedio la mente no reside necesariamente en el cerebro sino en un corazón. Así es, la misma persona guiada por la descabellada maravilla de su sentir. En situaciones sabe correr hasta el fin. Acompañar hasta el ultimo de los tiempos algo que ya se va a marchar. Es difícil aislar el dolor pero, el ser humano puede sobrevivir a pesar de su ceguera. Aunque  no  sin amor. El amor comprende la cultura mediante la que este se nutre. Mediante la cual limpia sus lágrimas y aulla en el silencio. Es esa piel que se extiende por el cuerpo para proteger su interior o cicatrizar una herida marcada de por vida. Sin el amor correríamos el riesgo de no darnos cuenta qué significa vivir. Lo duro señores no es amar. Sino el reprimir el sentimiento. Sentir pasar el tiempo sin presión alguna de expresar el desahogo. Aquellas emociones y pensamientos que olvidamos escribir en el lenguaje cuando se ama a otro.

Comentar