EL REINO DE LA INIQUIDAD

EL REINO DE LA INIQUIDAD.

 

¿Cuál fue la razón de que la Iglesia pasara de ser odiada y aborrecida, a ser la amada del mundo?, ¿Por qué la Iglesia dejó de sufrir persecución? ¿Por qué la Iglesia habita hoy en gran calma en el mundo? ¿Por qué hoy hablan de Dios tanto buenos como malos? ¿Por qué hoy gritas el nombre de Dios en las calles y nadie te manda a callar? Dicen unos: “Dios nos ha concedido este tiempo de bonanza” Dicen otros “El reino del cielo poco a poco se está estableciendo en la tierra”, estas dos expresiones son muy peligrosas, y aunque hay otras expresiones que también son peligrosas, hoy me referiré a estas dos.

Dije hace varios días, “No toda bondad viene de Dios, y no toda maldad proviene de Satanás” pues, no todo lo bueno es bondad, ni todo lo malo es maldad, ni todo lo bueno es para bien ni todo lo malo es para mal, de Dios vienen cosas buenas y cosas malas, pero todo lo que viene de Dios es bondad, así como, de Satanás vienen cosas buenas y cosas malas, pero todo lo que viene de Satanás es maldad y es para mal; Así que, Dios nos ha traído un mal que parece bien, y es para nuestro bien; Es un mal indoloro, un mal oculto, un mal en el Espíritu, este mal, parece bien, porque la Iglesia no sufre persecución, no sufre burlas, sino que, al contrario, la Iglesia ha sido acogida por la sociedad, por los gobiernos o al menos por la mayoría de los gobiernos del mundo, la Iglesia goza de prestigio y sus guías de buena reputación, la Iglesia es estimada de todos, porque todos ven en la Iglesia una fuente de buenas costumbres, de moral y de ética, la Iglesia es hoy tan apreciada, que en cada esquina de la ciudad hay una sea evangélica o sea católica,  la Iglesia convive en armonía con el mundo; Todas estas cosas parecen buenas, pero ¿Son buenas?

Perecen buenas todas estas cosas, pero son malas, porque ello constituye un mal que Dios ha arrojado en la Iglesia, este mal es el llamado “MISTERIO DE LA INIQUIDAD”; ¿Qué es el Misterio de la Iniquidad? ¿Por qué Dios nos encerró en este Misterio?  ¿Qué busca Dios mediante este Misterio? Te diré: El Misterio de la Iniquidad es aquel del cual el Apóstol dijo “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio” (2TS 2:7) Este Misterio de la iniquidad en aquel tiempo en que el apóstol escribió la carta, ya estaba en acción, pues, ya los síntomas del mal se hacían sentir en la Iglesia, ya habían impostores que se hacían pasar por apóstoles, ya habían predicadores que falseaban las palabras de Dios, ya habían intérpretes que torcían el espíritu de la palabra, pues, el mismo apóstol decía en la misma carta “que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.  Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (2da TS 2:2,3) Porque ya desde aquel momento se visionaban los impostores, ya habían quienes anunciaban como cercano el día de la venida de nuestro Señor Jesucristo, lo cual era falso, y es falso aún, porque el día de la venida del Señor no está cercana a como los predicadores del mundo hoy en día lo anuncian, porque incluso hay quienes a su vez dicen que, la Iglesia será raptada en secreto, que de pronto desaparecerán los justos de la tierra, y en la tierra quedarán sólo los pecadores para sufrir la tribulación que viene mediante el anticristo, y eso es falso.

El Misterio de la Iniquidad estaba en acción desde antes que el apóstol escribiese aquellas palabras, ya él incluso, había hablado de estas cosas personalmente con aquellos santos de Tesalónica, pero aquellos ya habían comenzado a ser turbados con el nuevo falso evangelio que se estaba predicando; El Apóstol les decía  ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene” El Misterio ya estaba en acción, pero había alguien quien al presente, es decir al presente de aquel momento, lo detenía, ¿Qué o quién era que en aquel momento no permitía que el Misterio de la iniquidad se estableciese por completo? La presencia aún de Cristo en medio de la Iglesia por medio de los Apóstoles, los cuales aún estaban vivos; El que los apóstoles aún estaban en el mundo era lo que no le permitía al Misterio de la iniquidad apropiarse e implantarse en la Iglesia como sistema, pero, el Apóstol habló claro en la misma carta y complementó aquello cuando dijo: “hasta que él a su vez sea quitado de en medio”  ¿Qué significa esto? Que el Señor Jesucristo sería quitado de en medio de la Iglesia, Cristo sería arrebatado de la Iglesia, así a como ellos ahora dicen “Fue un rapto secreto”, Al caer el último de los Apóstoles, Cristo fue quitado de en medio, a como ya estaba escrito “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar” (JN 10:17), y otra vez nos dice “Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas” (MT 26:31), y en otra parte de la Escritura dice “Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos” (ZC 13:7) y también dice la escritura “Arremetieron contra él las gentes de las provincias de alrededor, y extendieron sobre él su red, y en el foso fue apresado.  Y lo pusieron en una jaula y lo llevaron con cadenas, y lo llevaron al rey de Babilonia; lo pusieron en las fortalezas, para que su voz no se oyese más sobre los montes de Israel” y además dice “Porque he aquí que el Señor Jehová de los ejércitos quita de Jerusalén y de Judá al sustentador y al fuerte, todo sustento de pan y todo socorro de agua;” (Isaías  3:1) Fue entonces quitado el sustento a la Iglesia a causa de su pecado, a causa de su prevaricación, a causa de su alianza con el mundo, porque una vez ausentes los apóstoles, aquellos, en manos de quienes quedó la viña del Señor, se corrompieron en sus ambiciones, y comenzaron a hacer alianzas con el mundo, hasta que la Iglesia cayó en manos de los reyes del mundo, quienes moldearon la palabra y torcieron la doctrina a su antojo, porque así estaba determinado que ocurriese, que las gentes arremetieran contra Él y su heredad, fuese puesto en una jaula, y atado con cadenas fuese llevado al rey de Babilonia, así fue entonces que la Iglesia cayó en manos de Constantino, Emperador de Roma, y se cumplió lo previsto, que sería entregada en manos del rey de Babilonia; Todas las provincias se unieron para eso, todas las Iglesias en contubernio cedieron a los deseos del emperador, ¿Por qué cedieron? Por amor a la ambición, por amor al poder, por amor a la paz de los hombres, por amor a no ser perseguidos, por amor a no sufrir, por amor a la vanidad del mundo, entonces se cumplió en ellos aquello que el Señor mismo dijo “El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará” (JN 12:25) Pero ellos amaron más su bienestar, amaron su vida, prefirieron vivir una vida reposada y tranquila, una vida armoniosa con el mundo, ellos pensaron en alabar a Dios y en amar el mundo a la vez, no se acordaron que ambas cosas son incompatibles, pensaron en alabar a Dios de una manera no enfrentada  con el mundo, sino en alianza con el mundo, pensaron que agradaría a Dios el transformar el mundo de lo violento a lo pasivo, pero aunque eso se ve bonito, no fue a eso que fue enviada la Iglesia, no fue a construir ni a reformar el mundo que fuimos enviados, sino a destruirlo por completo, pero eso, no lo comprendieron, y quienes lo comprendieron no lo acataron, ni pusieron por obra  la voluntad del señor, porque ello implicaba sufrimiento en carne viva, muerte en la carne, violencia en la carne, aturdimiento en la carne, por lo que prefirieron la adoración reposada a Dios, y es así como ellos cantan hoy, gritan hoy el nombre de Dios, pero Dios se ha hecho sordo a sus clamores entorpecidos.

Mi Señor habló claro cuando dijo “Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” Así como la ley y la profecía debía cumplirse en Él, así mismo la ley y la profecía habría de cumplirse en nosotros, ¿A caso no dijo el Señor “A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados” (MC 10:39) De modo que, así como Él vino a cumplir la ley, así nosotros venimos a cumplir la ley, porque la ley es profecía y no un simple rito, la ley y la profecía debíamos de cumplir, porque somos hacedores de la palabra no tan solo oidores; Cumplimos la ley, no su letra, sino su espíritu, su intención, su razón, somos el cuerpo de Cristo, así que, así como la cabeza sufrió, así el cuerpo debía sufrir, así como la cabeza fue entregada en manos de gentiles para ser objeto de oprobio, así nosotros seríamos entregado en manos de pecadores para ser objeto de oprobio, este es amados hermanos, El Misterio de la iniquidad, donde la iniquidad reina, donde todos venimos a cautiverio; Así como Adán fue entregado a los designios del rey del mundo, así como Jacob fue entregado a esclavitud en Egipto, Así como Job fue dejado a merced de Satanás, Así como Israel fue dado en cautiverio a los reyes de Babilonia, Asiria, Grecia, o Roma, así también la Iglesia fue dada en cautiverio a Satanás.

Ya en la Iglesia que se ve no está aquel que en aquel momento detenía el Misterio de la iniquidad, ya fue quitado de en medio, ahora pues, ¿Quién está en medio? En medio de la Iglesia del mundo está uno que robó la túnica del Señor, y sabemos de quién se trata, hay alguien que se está haciendo pasar por Cristo, y sabemos quién lo ha enviado, hoy todos ellos dicen en sus templos “Alabado sea Dios” y ellos creen y piensan que esas alabanzas llegan a Dios, pero en ninguna manera son recibidas por Dios, sino por aquel que se está haciendo pasar por Dios, pues, así lo anunció el apóstol “el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” Entonces, hay alguien que tras la sombra se hace pasar por Dios, todos creen que alaban a Dios, pero no es a Él a quien alaban, sino a aquel que está ocupando el lugar que dejó vacío aquel que antes estaba en medio de la Iglesia; Para eso este que hoy está en medio de la Iglesia del mundo se inventó la Teología, para esto se inventó manuales y planes escritos por hombres, para silenciar la voz del Señor, para esto él encerró al Señor en una Jaula, para callar su voz; De manera que, no es la verdadera palabra de Dios la que hoy se oyen en los templos del mundo, sino la voz del inicuo, no es el advenimiento del Señor Jesucristo que anuncian, el cual será según ellos pronto, sino que lo que anuncian es el advenimiento del otro Cristo, el Anticristo, el cual vendrá al mundo y se revelará un día a los hombres inicuos como el Cristo, pero ante los verdaderos se revelará como el anticristo; De modo que cuando un Pastor, un Sacerdote, un predicador o un evangelista dice “La venida del Señor está cerca” Sépase, no es la venida de mi Señor Jesucristo lo que anuncia, sino la venida del anticristo, el cual en efecto está cerca de ser revelado, solo que hasta ahora hay algo que lo detiene ¿Qué es lo que lo detiene? La ignorancia de la Iglesia, eso lo detiene, la falta de conocimiento, eso lo detiene, la falta de meditación, eso lo detiene, porque, cuando la Iglesia despierte, y se haga en la Iglesia la gran disensión que debe haber, disensión que nada tiene que ver con Católicos y evangélicos, sino que la disensión que tiene que haber es aquella de la que habló mi Maestro cuando dijo “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;  y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (MT 10:34-38), disensión también de la que habló el apóstol Pablo cuando nos dijo “Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados” , disensión de la cual también habla aquel profeta por el cual Dios, el Dios verdadero dijo “Contended con vuestra madre, contended; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido; aparte, pues, sus fornicaciones de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos” (Oseas 2:2), de lo cual otro profeta dijo “Vuestra madre se avergonzó mucho, se afrentó la que os dio a luz; he aquí será la última de las naciones; desierto, sequedal y páramo.  Por la ira de Jehová no será habitada, sino será asolada toda ella; todo hombre que pasare por Babilonia se asombrará, y se burlará de sus calamidades.  Poneos en orden contra Babilonia alrededor, todos los que entesáis arco; tirad contra ella, no escatiméis las saetas, porque pecó contra Jehová.  Gritad contra ella en derredor; se rindió; han caído sus cimientos, derribados son sus muros, porque es venganza de Jehová. Tomad venganza de ella; haced con ella como ella hizo.  Destruid en Babilonia al que siembra, y al que mete hoz en tiempo de la siega; delante de la espada destructora cada uno volverá el rostro hacia su pueblo, cada uno huirá hacia su tierra” (JER. 50:12-16) Entonces dice el Señor “haced con ella como ella hizo” Así que así como ella traicionó al Señor, así nosotros, todos los que por Babilonia fuimos engendrados, debemos volvernos contra ella, porque ella es como la serpiente, la cual una vez que pare a sus crías, las devora, por lo cual sus crías deben huir de ella; Por eso, debemos salir de la sombra de Babilonia, y cuando hablo de Babilonia, no solo hablo de la Iglesia que apesta desde Roma sino que hablo de todas las Iglesias del mundo, sean evangélicas, sean protestantes, sean ortodoxas, sean calvinistas, sean Católicas, sean pentecostales, sea adventistas, sean bautistas, sean anabaptistas, porque todas ellas son hijas de Babilonia, todas ellas obran esmeradamente para mantener dormido a los santos, todas ellas han silenciado a la verdad porque no les conviene la verdad, porque la verdad les robaría toda la prosperidad de la cual hoy gozan, les quitaría toda la tranquilidad, todo el reposo en el que hoy se encuentran; El Señor nos dice “Destruid en Babilonia al que siembra, y al que mete hoz en tiempo de la siega;” y ¿Quién es el que siega sino satanás, mediante sus predicadores baratos y absurdos que labran en la Iglesia para hacer hombres que sirvan al mundo en su edificación? De la Iglesia del mundo surgió la moral, la ética y las buenas costumbres del mundo, a fin de que el reino de las tinieblas sea más duradero, ¿No ha contribuido esta Iglesia del mundo con la obra de Satanás? El Señor nos dice “Contended con vuestra madre” Él nos ha mandado a contienda contra aquello que nosotros creemos que es la madre Iglesia, nos ha mandado a pelear contra ella, porque ella no es la esposa de mi Padre, y si Él ha dicho que no es su Esposa, entonces, ¿Quién es el esposo de ella? Es aquel que ha usurpado la silla de mi Padre en la Iglesia, es Satanás mismo a quienes ellos adoran pensando que adoran a Dios.

 

Comprende esto hermano, compréndelo, te ruego que lo comprendas, porque crees que vas por la senda correcta pero vas directo al abismo, tú eres el asna y quien te guía es Balaam, preocúpate,  porque estás reposado, pues piensas que al haber llegado a una Iglesia, cualquiera que esta sea, has encontrado al Señor, y te has equivocado, porque al llegar a una Iglesia fuiste dado a luz, fuiste sembrado, fuiste solamente puesto en el mundo espiritual, pero no has hallado aún al Señor, sino que ahora que estás ahí, es el tiempo de buscarlo a Él, no mediante otro hombre, no viendo televisión Cristiana, no escuchando música cristiana que suena en las radio cristianas, no en la voz de un predicador radial, sino que, es tiempo de buscarlo a Él sin intermediarios, es tiempo de buscarlo en la meditación en secreto, a solas, de buscarlo de corazón, no sin antes renunciar a toda la basura que mediante la Teología has conocido, y que mediante vuestros manuales os ha sido enseñado, dejando a un lado las simplezas que en sus escuelas dominicales les ha sido enseñado, renunciado y dando por basura todo lo que hasta hoy han conocido por boca de hombres, desligándose y renunciando a todo vínculo y compromiso con las Iglesias del mundo, para que seáis primero des envenenado, y estéis listo y presto a recibir el vino de la gracia y la sabiduría que os conduce a la eternidad.

Sabiendo esto, que la Iglesia caería en manos del maligno, y que el maligno usurparía el lugar de Cristo en las congregaciones humanas, fue que el Señor nos mandó decir por medio de los profetas “Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.  Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado” (JER 31:33,34) No requiere Dios de hombre alguno para mostrar su verdad, sino que de los hombres ¿Qué es lo que requiere para con sus santos? Hacerlos venir al lugar santo, y una vez venidos al lugar santo, Él escogerá a los que habrán de entrar en el lugar santísimo, a quien Él mismo mostrará su perfecta voluntad, su perfecta ley, y les instruirá secretamente, a fin de liberarlos del yugo de los cautivadores del mundo, a fin de liberarlo de las cadenas del inicuo que hoy se hace pasar por Dios en las Iglesias del mundo.

El Señor ha entregado a la Iglesia del mundo al rey del mundo, Él ha cedido el ante muro, mas no ha entregado la santa ciudad, hoy entonces en el lugar santo están los buenos y los malos, el trigo y la cizaña, pero Dios se reservó para Él y sus herederos el lugar Santísimo, hoy entre el ante muro y el muro moran el trigo y la cizaña, pues, en la Iglesia al igual que en el hombre debe de cumplirse lo prescrito “lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes” (1ra COR 15:36) Así que fue plantado el plantío de la Iglesia, pero este plantío requería morir para ser vivificado, está hoy en día muerto, y ya está siendo vivificado, pues, ya al menos uno ha empezado a respirar aire fresco, este que te habla, respira hoy aire fresco, pues, no es que alardee, sino que, si yo no estuviera respirando este aire fresco, entonces ¿Cómo es que estas cosas de las que les hablo llegaron a ocupar mi mente y mi corazón? ¿Llegaron acaso por mí mismo, o porque las oí de otro hombre? Estas palabras que les hablo no llegaron porque yo las generé, sino porque el Espíritu las implantó en mi mente y en mi corazón, así, pues, en mí ha sido cumplida la promesa “Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.  Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano” por eso, no requiero yo oír a otro hombre para sustentar mi espíritu, porque clara es la palabra que me dice “Jehová es mi pastor; nada me faltará”  y si su palabra me dice que nada me faltará, entonces, ¿Me hace falta que otro hombre me enseñe los caminos del Señor? Y entonces, ahora muchos dirán, si no hace falta que otro hombre enseñe a otro, entonces ¿Qué estás haciendo tú? Lo que debería hacer todo hombre que ha salido del fango, darle una mano a aquel que aún está en él; Hago lo que todo hombre que ha conocido la luz debe hacer, anunciar con alegría las buenas nuevas, ser testigo fiel de aquel que me ha sacado, a fin de otros confíen en la búsqueda de éste, es mi trabajo llamar a mis hermanos al camino, pero una vez en el camino, cada uno deberá conducirse por él, ya no escuchando la voz del que lo trajo, sino, la voz del camino mismo, porque aquel camino donde he puesto a la oveja extraviada tiene voz y habla, y aquella oveja tiene oídos y oye, por eso el apóstol claro fue cuando dijo “conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica” (1ra COR 3:10) Una vez yo fui llamado y acudí, pero una vez que acudí, no me entendí directo con el capataz, sino con el dueño de la hacienda directo hice mi contrato, porque pude entender que el Señor habló muy seriamente cuando nos relató la parábola que dice “Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo” ¿Para qué he de venir a asumir compromiso con los labradores? ¿Acaso no sé ahora que los labradores son simples arrendatarios? Y también sé por la parábola que los arrendadores se han adueñado de la viña, y sé que ninguno de ellos es verdadero siervo del dueño, porque a como lo relata la parábola, ellos han matado y silenciado a cada siervo que el Señor ha enviado a reclamar los frutos de su viña; Por eso no he de extrañarme que un día sea también yo silenciado, porque esta es la gran lucha de David frente a Goliat.

Dios ha entregado a la Iglesia a la muerte a fin de que viva, porque así a como dio a su hijo para que fuese muerto por los hombres, así dio a su cuerpo que es la Iglesia a la muerte a fin de que viva también; Porque nada vive si antes no muere, porque así como Dios una vez estuvo en medio de las tinieblas y naufragando sobre las muchas aguas así también hoy la Iglesia está en naufragio sobre muchas aguas, a fin de que un día al igual que Dios diga: “Hágase la luz”.

Hay alguien que hoy se hace llamar Dios, y está en la casa de Dios como si fuese Dios, de esto se trata el Misterio de la Iniquidad de lo que el profeta habló, alguien hay que consume como propias las alabanzas que según los hombres son para Dios, para el Dios verdadero, por eso es que, a este que se hace pasar por Dios le conviene que las Iglesias se alimenten con Teología, con psicología, con pedagogía, con ciencia de este mundo, porque el dios que reina hoy en día en el mundo es el rey del mundo, y todos sabemos quién es este rey del mundo, por eso la Iglesia hoy en día se esfuerza en cambiar el mundo, por eso a este dios que hoy se alaba en las Iglesia no le gusta que el hombre se nutra de la palabra verdadera, para eso en sus Iglesias se alimentan de teología, de psicología de metodología y ciencia humana, por eso ha ideado panfletos, revistas, manuales y doctrinas, para que aquellos que han llegado a sus Iglesias se guíen por estos manuales, se guíen por medio de sus planes los cuales son redactados y planeados desde la sede central de sus denominaciones, para que nadie se salga del marco de sus doctrinas, es pues, la Iglesia del mundo para Satanás, el muro de contención mediante el cual retiene a todo hombre que ha decidido buscar a Dios.

Fue cedida la Iglesia bajo el poder de Satanás, y éste piensa que ha ganado, mas no sabe que este Misterio es para nuestro bien y no para nuestro mal, porque  cuando el pescador siente que el pez ha mordido la carnada, entonces le deja correr y correr, y de pronto, la cuerda es guiñada con fuerza, y el pez ha quedado enganchado en el anzuelo, por eso está prescrito “Pozo ha cavado, y lo ha ahondado; Y en el hoyo que hizo caerá. Su iniquidad volverá sobre su cabeza, Y su agravio caerá sobre su propia coronilla” (Salmo 7:15).

¿Por qué Dios hace pasar a la Iglesia por este hermoso Misterio? Por amor a nosotros sus santos lo hace, porque, este Misterio es un colador, es la zaranda, por la cual el Señor cuela la arena, para que en la zaranda queden los granos de arena más ásperos, y seleccionar así los granos de arena más fino; es mediante este misterio que el Señor sacude el árbol para que caigan los frutos podridos, y queden en el árbol los frutos buenos; Es mediante este Misterio que el Señor hace caer en la red a los mentirosos, a los que le buscan hipócritamente, a los que quieren ganar el reino sin el más mínimo sufrimiento, por eso Dios les ha mandado un poder engañoso, un Espíritu que parece Santo pero que no lo es; Dios prueba mediante este misterio nuestra valentía, quiere vernos levantarnos desde el suelo, y gritar contra aquellos que nos mantienen adormecidos, Él quiere que nos armemos de valor y emprendamos esta gran lucha contra la zorra, que es la Iglesia del mundo, Él quiere que aprendamos a derribar las fortalezas de estos monstruos que son las iglesias del mundo, las que han mantenido bajo engaño a todos, y todos creen que Dios están con ellos, pero no lo está, no sienta por eso nadie ningún temor de hablar contra ellas porque ellas han sido desamparadas, y no lo digo yo, lo dice su palabra que reza “He dejado mi casa, desamparé mi heredad, he entregado lo que amaba mi alma en mano de sus enemigos.  Mi heredad fue para mí como león en la selva; contra mí dio su rugido; por tanto, la aborrecí” (JER. 12:7) Dios por tanto intenta probar que somos dignos de ser llamados hijos suyos, y nos manda que así como Cristo se levantó contra el yugo Espiritual que los Fariseos tenían sobre su pueblo, así también hoy nos levantemos contra el yugo espiritual que los fariseos de este tiempo tienen contra el pueblo de Dios.

Hoy reina la serpiente en la Iglesia del mundo, su simiente es la que está sentada en el lugar de Cristo, ¿No recuerdas acaso lo prescrito en la palabra, cuando el Señor dijo a la serpiente “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (GN 3:15)? Así que el Señor es la simiente de la mujer, mas el anticristo es la simiente de la serpiente, el Señor hirió la cabeza del inicuo, pero, ahora al inicuo le ha sido concedido morder el calcañar a la simiente de la mujer, y el calcañar está en el cuerpo de la simiente, de manera que el cuerpo es la Iglesia, entonces, es la Iglesia que hoy está herida, envenenada con veneno de serpiente, de la simiente de la serpiente; Debemos por tanto deshacernos del veneno de la serpiente que carga hoy en día el cuerpo de Cristo que es la Iglesia, y ese veneno son todos los alimentos abominables con los que hoy se alimenta la Iglesia, debemos deshacernos de la Teología, y de todos los alimentos sintéticos que hoy alimenta a la muchedumbre de las Iglesias, tenemos que desvincularnos de todo fundamento denominado Iglesia en el cual predomine la Teología vana del mundo, debemos de salir a morar al desierto, porque las zorras son las que hoy tienen cuevas, mas el hijo del hombre no tiene una sola piedra donde recostar su cabeza, debemos abandonar todo fundamento de hombre, debemos de luchar por dejar asoladas estas Iglesias que se dicen de Dios, y debemos ir a morar en tienda, cada casa independiente de la otra, pues, ningún hombre debe ser confiable, ni ninguna otra casa debe ser confiable como para hacer alianza con ella, por eso, cuando oigo de los llamados eventos interdenominacionales o ecuménico soy el primero en alejarme y repudiarlos, porque son eventos de Satanás, es el método por el cual Satanás quiere mantener unida su casa, bajo alianza de hipocresía; Atiende la palabra que nos dice “¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida;” Porque ¿No mezclan vino acaso los que se unen con otras casas en alianzas mezclando doctrina de hombre con doctrina de hombre, y doctrina de Dios con Doctrina de hombre? ¿Quiénes son los que mezclan vino sino aquellos que han mezclado la palabra de Dios con la Filosofía, con la Teología, con la Escatología y con toda ciencia de hombre?, así pues, también dice mediante el profeta “¡Ay de los que juntan casa a casa, y añaden heredad a heredad hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?  Ha llegado a mis oídos de parte de Jehová de los ejércitos, que las muchas casas han de quedar asoladas, sin morador las grandes y hermosas” Así que, no es bueno juntarse casa a casa, porque eso sería como volver la confianza en el hombre, no es bueno que la Iglesia sea una institución más del mundo, la cual tiene una cede central y muchas sucursales, porque para el Señor no es bueno que vivamos juntos casa a casa, por eso nos ha mandado a dispersión, porque los hombres se unen solo para hacer lo malo.

La Iglesia ha muerto, y ahora ha de ser resucitada, pues estaba prescrito “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará.  Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él” (Oseas 6:1,2) Dios, pues, arrebató la vida de la Iglesia, y la vida es Cristo, nos lo ha quitado de en medio para que la Iglesia pereciera ya que es una necesidad el perecer, porque a como repito otra vez “Lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes”  De manera que la Iglesia está muerta, mas el Señor está mandando ya órdenes de levantarse, he aquí los primeros ecos de la voz del Señor que nos dice “Despierta, es tiempo de levantarse y luchar” Dos días tardaríamos muertos, porque él nos arrebató, pero es Él el que nos manda a curar, pero estos dos días ¿Ya pasaron? Si aún estamos muertos, entonces no han pasado, porque es al tercero día que Él da la orden, pero, recuerda lo dicho por el apóstol “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2da Pedro 3:8) –por tanto, todas las obras de estas Iglesias de hoy son obras muertas, porque son obras hechas por muertos.

Cristo no está en medio de la Iglesia, pero sí en nuestro corazón, o más bien en el corazón de aquellos que hemos resuelto en nuestro corazón emprender esta batalla contra Goliat, porque si bien es cierto su sentencia es clara, pero también su consuelo es claro, por cuanto nos dice “Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.   ¡Ay del impío! Mal le irá, porque según las obras de sus manos le será pagado” y por otra parte nos dice “y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente”  Entonces Dios desamparó al pueblo en su conjunto, desamparó las masas, mas con el justo, con aquel que permanece fiel, aquel que no se afrenta de la verdad, y que más bien se viste de ella sin importar el odio de sus hermanos y el oprobio de sus guías, aquel que viene a sus hermanos a mostrar el vestido con el que fue vestido por su Padre, así como José una vez vino a sus hermanos luciendo el vestido que le había obsequiado su Padre y no le importó que por la envidia sus hermanos lo echasen en un pozo y lo vendiesen como esclavo,  con este permanece su misericordia; Dios por tanto dejó los palacios de roca y se mudó al corazón del justo, dejó el antemuro de la ciudad en manos de buenos y malos, dejó el antemuro de la ciudad al trigo y a la cizaña, dejó este espacio santo para todos los llamados, pero dejó el lugar santísimo para los escogidos;  aquel estar en el lugar santísimo deberá abandonar las simplezas de los cristianos comunes.

Muchos quizás dirán que ellos no adoran a otro Dios, sino que adoran a Jehová, y que en sus Iglesias se grita “Aleluya a Jehová” Pero les repito, hay alguien tras la sombra que hoy usurpa este nombre, porque también está escrito “Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos” (Isaías 66:5) ¿Ves hermano, los aborrecedores de la Iglesia verdadera también dicen “Jehová sea glorificado”? porque hay confusión en ellos, pues, ellos en su ego, en su orgullo no dan su brazo a torcer, y piensan que en verdad están adorando a Dios, muchos de ellos no saben lo que hacen, pero hay quienes sí lo saben, y saben a quién están adorando, pero ellos saben que su dios les está proveyendo salario, y buen salario para mantener adormecido al pueblo de Dios.

 

La Iglesia fue entregada en manos del enemigo, mas el corazón de la Iglesia permanece aún con vida, y el corazón de la Iglesia son los santos que hoy son cautivos en las ciudades donde Dios nos ha esparcido, ¿Evidencia de que Dios entregó a la Iglesia? De esto hay mucha evidencia, y citaré algunas: Job 9:24, Job 16:11,12, Lam. 1:14, Salmos 57:4, Salmos 55:12-15, Salmos 35:6-8, Salmos 140:5, Deuteronomio 4:26,28, Salmos 56:5,6, Isaías 26:5, Génesis 3:15.

El Evangelio habla también de esta entrega de la Iglesia, pues, la parábola del sembrador habla claramente que el Sembrador plantó la viña, y la arrendó a labradores, los cuales luego se olvidaron que la viña no era propia, y se apropiaron de ella, matando a todo aquel siervo del dueño que llegara a reclamar los frutos de la viña.

¿Cuál venida es la que en realidad está anunciando la Iglesia del mundo, la del Mesías real o la del anticristo? Ellos dicen “La venida de Cristo está cercana” Pero, ¿Es la venida de Cristo la que está cercana? Yo te digo, no, La venida del verdadero Cristo no está cercana, lo que en realidad está cercano es la aparición del anticristo; Y la palabra de Dios es clara cuando nos dice “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” De modo que Cristo no aparecerá sin que antes aparezca la simiente de la serpiente, ¿Por qué es necesario que aparezca el hijo de perdición antes que Cristo venga? Es necesario porque la palabra dice “siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”Pero, si el anticristo no aparece y no se manifiesta antes, ¿Cómo podrá poner a su enemigo por estrado de sus pies? ¿Cómo habremos de derrotar al gigante si no sabemos quién es? Hay quienes mentirosamente dicen que Cristo aparecerá en secreto y raptará a su pueblo para que en la tierra queden los que van a sufrir la venida del anticristo, esto es falso, y es una mentira que Satanás ha ideado y ha inspirado en sus servidores, a fin de que los santos sean engañados, para que cuando el anticristo aparezca, piensen que es el verdadero Cristo que ha venido, porque el reino del anticristo será un buen reino Para el mundo, pues el mundo sentirá que habrá paz, él hará grandes señales y prodigios, de modo que no es el pecador ni el impío el que sufrirá la tribulación sino la Iglesia, porque el mundo no se sentirá en ninguna manera atribulado, sino que el mundo sentirá el mejor de los tiempos, pero los santos, los que conocemos la verdad, sabremos que todo aquellos es falso y es vano, y andaremos predicando contra aquel reino, por lo cual seremos perseguidos y asesinados, soportaremos hambre y frío, dolores y angustias; Es necesario que el anticristo venga primero, porque será la venida del anticristo que ocasionarán los dolores de parto de la Iglesia a fin de que dé a luz al varón, y el varón es nuestro Señor Jesucristo, de modo que, es necesario sufrir los dolores de parto para que Cristo aparezca en los cielos con sus millares de ángeles, pues la venida de Cristo será como un parto, en medio de los dolores de la Iglesia, cuando la Iglesia llegue al colmo su gran dolor entonces vendrá Cristo, habrá dado a luz, habrá dado la Iglesia su gran fruto, Cristo, porque ya habrá sido formado Cristo en el vientre de la Iglesia, pues, respecto de esto nos habló Pablo cuando nos dijo Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros”  Porque así como Pablo sufría dolores de parto, mientras por su evangelización era formado Cristo en sus Iglesias, así también la Iglesia sentirá dolores de parto hasta que sea dado a luz Cristo desde los Cielos.

¿Cómo diferenciarás entre la Iglesia falsa y la verdadera? Por sus frutos los conoceréis dijo el Señor, pues, el anticristo vendrá sin dolor de parto, la falsa Iglesia no sufrirá ningún dolor, de pronto proclamará la venida de su Señor, porque así está escrito “Voz de alboroto de la ciudad, voz del templo, voz de Jehová que da el pago a sus enemigos.  Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que le viniesen dolores, dio a luz hijo” (Isaías 66:6,7) ¿Quién proclamará la venida del anticristo? Aquellos que anuncian el pronto advenimiento de verdadero Mesías, aquellos que han dicho y anunciado el rapto secreto, aquellos que dicen alabar a Dios pero adoran al Diablo, ellos darán a luz antes de sufrir dolores, aquellos Cristianos reposados, que hoy viven una vida pacífica y tranquila, que se conforman con acudir a sus templos, y con hacer obras de caridad, aquellos que se alimentan de palabra adulterada, aquellos que se guían por manuales de fabricación humana, todas las iglesias del mundo en contubernio son los que anunciarán que Cristo ya está en el mundo, por eso se hace necesario desvincularse por completo de las religiones y denominaciones del mundo, y buscar a Dios en la intimidad, y anunciar su verdad sin temor al qué dirán, sin temor a perder la vida.

Llegará el día muy pronto que el inicuo se dará a conocer, saldrá de su cueva la serpiente, se cansará de estar fingiendo ser otro, pero, ¿Por qué no se ha mostrado aún? ¿Qué es lo que lo detiene? Antes, cuando Pablo escribió a los de Tesalónica les dijo que había algo que al presente estaba deteniendo la totalidad del Misterio de la Iniquidad, pero que un día ese que lo detenía sería quitado de en medio, pues, eso ya pasó, ya el Misterio entró en acción por completo, y hoy vivimos bajo ese yugo; Pero ahora, yo digo: Que el inicuo no se ha revelado, porque hay algo que al presente lo detiene, ¿Qué es lo que al presente no permite que el inicuo sea revelado? La falta de conocimiento de la Iglesia, el adormecimiento de la iglesia lo mantiene aún oculto; Pero una vez que otra voz se una a la mía para proclamar esta verdad, y otra más se una, y de pronto seamos muchas y millares de voces anunciando este Misterio, y descubriendo la desnudez de la falsa Iglesia, entonces, este saldrá a la luz, pues será como aquellos que desean matar a la serpiente que está encuevada, y para que salga hay que hollar y socavar la cueva a fin de que hagamos enojar a la serpiente y esta salga al descubierto, así ha de comportarse la iglesia para que el inicuo salga de su cueva de una vez; Pues, será el día en que la Iglesia se rebele contra sus cautivadores que el inicuo al verse descubierto tendrá que salir haciendo grandes prodigios ´para retener a los que aún estén en cautiverio, para convencerlos de que él es el Señor Jesucristo; Cuando él vea que sus casas artesonadas están siendo desoladas, entonces vendrá con sus prodigios y señales a engañar a muchos; Pero, hace falta provocar la gran disensión en la Iglesia del mundo, para que se hagan manifiestos los que han de ser escogidos, entonces los falsos serán llamados verdaderos, los buenos serán llamados malos, y los malos acusarán delante de Dios a los buenos, y seremos visto como herejes, mas ellos serán los verdaderos apóstatas, quienes aprovecharán todo su poderío que han venido construyendo todo este tiempo para intentar desaparecernos.

El enemigo no se ha revelado porque no tiene razones para hacerlo aún, él está bien, nadie le ha socavado la cueva a la serpiente, nadie le ha hablado contra él en sus templos de piedra, él tiene controlado todo hasta hoy, pues, es él el que inspira todas las enseñanzas que se imparten en las Iglesias del mundo; Es la misma Iglesia del mundo que le prepara el camino al inicuo, no vendrá por otra vía, sino mediante la Iglesia que todos ven y honran en el mundo.

Esto es hermanos, el Misterio de la Cautividad, yo espero haberles iluminado, respecto de esto hay muchas cosas más que decir, quizás en otra ocasión les continúe revelando más al respecto.

Atentamente, su amigo Ricardo Uriarte.

 

Comentar