Espera sin fin

La vida de un héroe, algo efímera y nada pacífica. Odio admitirlo, no quiero ser el tipo de persona que se la pasa toda la vida idolatrando a alguien, sin importar las consecuencias, yo debo dejar eso atrás.

 

Un tiempo pensaba que los héroes lo eran todo, terrible error de mi parte. Para comenzar ¿Qué son los héroes? Personas que se sacrifican por el bienestar de otros, esas no son más que meras tonterías.

 

¿Cómo se crea un héroe? Es una pregunta realmente tonta, los héroes son solo farsantes. No desean que los demás sean felices, solo quieren tener fama y posiblemente mujeres con las cuales fornicar una que otra vez.

 

Les contare mi historia, pero dejare mi nombre en secreto solo para dar más suspenso a esto. Todo comenzó en un pequeño pueblo a las afueras del imperio. Un pueblo con muchos problemas, nadie quería vivir ahí, los habitantes eran obligados a permanecer ya que ese pueblo se encarga de las cosechas del imperio.

 

Como es el lugar de donde sacan sus alimentos, la seguridad era bastante “fuerte” pero solo se limitaban a defender, es decir que no había planes de exterminar la plaga de la cual defienden sus cultivos.

 

No me quiero desviar mucho del tema así que continuare donde me quede. En ese pequeño pueblo vivía un ex aventurero, él era realmente famoso y durante mucho tiempo ayudo al rey en cosas como eliminar monstruos y demás.

 

Su vida era la mejor, pero se aburrió de eso. Quería vivir como una persona común, se casó con una mujer hermosa y tuvo una linda familia. Yo soy su hijo, no es por presumir, pero soy muy fuerte al igual que mi padre lo fue alguna vez.

 

Bueno, dejando de lado eso. Él era mi héroe, cuando era más pequeño y temía a la oscuridad, él era como una brillante luz para esos momentos. Mi madre, a pesar de ser una de las más bellas del reino, tuvo un destino trágico. Ella murió en el momento que me dio a luz, su cuerpo era muy frágil.

 

Mi padre no se derrumbó pero tampoco estaba bien, cada cosa que pasaba era una carga extra. Día tras día, los ataques se volvían más recurrentes, los guardias comenzaron a rendirse,

 

Un día, se fueron, todos los guardias abandonaron el pueblo puesto el imperio descubrió nueva tierras fértiles. Este pueblo estaba acabado, ese día mi padre lo hizo. Preparó sus cosas para ir a exterminar esa plaga.

 

Yo era ingenuo, no me gustaba la idea de separarme de mi padre. Él me puso una maldición desde ese momento, sus palabras de despedida fueron las siguientes “No te preocupes, nada me pasara por que soy un héroe y el bien siempre triunfa sobre el mal” pienso que esas fueron palabras bastante infantiles para un hombre como él, pero las indicadas para maldecirme de por vida.

 

Solo tenía que esperarlo en casa, el volvería… lo prometió. Tiempo después, todos vivían seguros, la plaga dejo de atacar. Ya no existía más en ese mundo, pero mi padre seguía desaparecido, durante esos días no comía nada. Moría de hambre, las personas del pueblo me alimentaban a vece.

 

Un día llego una noticia, una manada de bestias fue completamente aniquilada. Sobre los cadáveres estaba una persona, un hombre que murió de pie después de eliminar dichas bestias. Un héroe, ser alguien que se sacrifique por los demás ¿Eso es tan bueno? Supongo que no quedaba alternativa, después de todo, los héroes son solo hipócritas que no piensan antes de actuar.

 

 

¿Qué pasó conmigo? Simple, sigo esperando su regreso a este pueblo en ruinas. Ya se está tardando, pero no me iré de aquí, me quedare toda la vida si es necesario ya que… él lo prometió.

Comentar