Fairy Ring

¿Las hadas existen? ¿Qué son las hadas? esas preguntas me inundaban cuando les hablaba a las personas de mis pequeñas amigas, ¿Por qué no pueden entenderlo?  Las hadas existen pero a la vez no lo hacen. Estoy mal.

 

 

Los humanos son estúpidos por naturaleza, es una especie que se autodestruye, como ejemplo pongamos a una millonario. Ellos llegan a tener tanto dinero que no verían por encima del hombro a cualquiera, si llegaran a ver un vagabundo, no se detendrían a brindarle ayuda, solo lo mirarían como mierda que ha dejado un perro. Por esa razón  las hadas no se muestran, yo soy especial, ellas son mis amigas, nadie me podrá separar de ellas nunca, al menos es lo que ellas dicen, igual yo considero que las hadas son muy lindas, no me importaría quedarme a su lado por más tiempo pero, los humanos destruyen sus hogares sin darse cuenta, las hadas temen ya que son escasos los sitios donde pueden reproducirse.

 

Aquí empieza a oler muy mal, me baño todos los días pero la peste no se quita. Mis padres no están, ellos murieron en un accidente, yo estuve presente pero mis amigas hadas me han salvado antes de morir. Mi cuarto es un desastre pero es acogedor, ellas dicen que solo necesitan un poco de lo que ellas llamaron amor familiar, para poder reproducirse.

 

Me hablan muy seguido, no hay un solo día en el que yo este solo, ha pasado alrededor de 3 meses desde el accidente y aun no salgo de esta habitación, supongo que no puedo darme el lujo de abandonarlas. Constantemente me ruegan que me quede con ellas cuando intento salir. No mentiré, despiertan cierto deseo sexual en mí aunque no tengo experiencia en ese campo, solo lo que nos han mostrado en la escuela.

 

Por las noches, solo en ciertas ocasiones, se escuchan sonidos parecidos a gemidos viniendo del cuarto de baño, yo reacciono como cualquier, aunque no siempre tengo erecciones como las de esos momentos.

 

Recuerdo que un día me Salí, pero no había nada nuevo, mi casa era un desastre. Por un momento no quería regresar a esa habitación, tenía miedo de lo que hay ahí, solo que no sabía cómo explicarlo en el momento y sinceramente no me gustó la idea de tener pavor a esas pequeñas criaturas pero en fin. Cuando regrese por fin, mire algo extraño, esto fue que el piso estaba cubierto de gemas preciosas, una escena muy impresionante.

 

No importa cuántas veces lo vea, su brillo es fantástico, pero no se equivoquen, solo quiero una amigo con quien pasar el rato.

 

No puedo más… esos indecentes sonidos, estoy harto, quiero comer, quiero comerme a mis amigas. Son solo unas cuantas, no creo que opongan mucha resistencia. La planeación comienza, o al menos eso creo, si vuelvo a escuchar ese sonido por las noches no aguantare ni un segundo más.

 

Es de noche, ellas no se detienen, me levanto de mi cómoda cama, voy a donde se encuentran esas pequeñas amigas. Estando en el lugar las tomo a todas con una sola mano, ya he perdido la cordura, no controlo ni lo que digo. Me quejo porque no me han invitado a su fiesta pero no me importa, ya les arruines la diversión de esta noche. Ahora sin darme cuenta, las acerco hasta mi boca y… de una gran mordida destrozo sus cabezas.

 

Su sangre, lagrimas, orina, todo tipo de líquidos termina flotando frente a mí. Se mezclan entre sí, su color cambia, aunque no mucho, de un intenso carmesí cambia a un rojo más apagado, quizás el anaranjado de la lava sería mejor como ejemplo.

 

La voz marca el inicio, su cuerpo marca el final, sus lágrimas apuntan a un reinicio. Lo entiendo todo, ella me envió a estos seres para que pueda revivir por completo, ahora lo sé, ahora lo recuerdo.

 

 

El objeto resultante de tal cosa, es un cristal redondo con un agujero en medio, algo parecido a un anillo, me lo pongo en el dedo inmediatamente después.

Comentar