Hotel de corazones rotos ( Hotel Cerrado)

Espíritus vagantes

----------------------------

Entre las cerradas cortinas de los tapiados ventanales fluyen presurosos pequeños vestigios de luz, jugueteando como luciérnagas fantasmas con el polvo que se levanta apenas del abandonado salón que ha cerrado sus puertas hace mucho tiempo.

Aun suspiran en el aire miles de voces cantantes, cientos de sonrisas vuelan entre la oscuridad de las esquinas, como murciélagos de recuerdos en una alegoría a las palabras.

Y las palabras han quedado mudas.

Los sonidos en silencio.

Y los cuerpos quietos y huidos.

Al hotel solo vienen a alojarse las historias, los recuerdos, las remembranzas y los adioses. A ellos los atiende la siempre solícita y silenciosa Soledad, ella se ha instalado allí y en las noches festivas abre sus puertas y deja entrar a la Melancolía y a la Tristeza, sus queridas hermanas y compañeras.

Vibran aún en el aire los sonidos de cantares ya olvidados, de juergas y alegrías ya trasladadas a otro mundo, a un mundo con luz. Aquí todo es oscuro, como la entrada a un recuerdo.

Debo pasar pues quedarme no puedo
hay mucho frío y la soledad pesa en los rincones.

Lugar de corazones, de palabras y de amores. En otro tiempo anduve a través de ti como un fantasma, hoy vuelvo a visitarte como el viento, que arremolina recuerdos.

Recuerdos gratos...

Recuerdos perecederos.

FIN

Comentar