La eterna contradicción entre ser feliz y sentir placer

 

Hablamos muchas veces sobre la búsqueda de la felicidad y cómo podemos hacer acciones todos los días para traer más de ese estado a nuestra vida y así vivir plenamente.

 

Es tan fácil sentir felicidad cuando nos está yendo bien en la vida, donde todo parece que es color de rosa, es fácil encontrar la paz, cuando estamos alejados en el medio de la nada, pero cuando regresamos a la sociedad es más difícil mantener el control con los tiempos que vivimos.

 

Como dice la frase del famoso escritor ingles James Allen

 

 

 

Placer o Felicidad duradera

 

Cuando vemos a personas que hacen cosas que generan placer, siempre nos llaman la atención que si bien invertimos tiempo y dinero en la búsqueda de momentos placenteros, estos pasan tan rápido en nuestra vida que casi siempre son imperceptibles.

 

Por ejemplo una persona puede sentir placer al comer alimentos, y está bien que lo sienta así, el problema radica que si esa persona come en abundancia (Felicidad)  esa alegría se verá opacada por la culpa de haber comido de mas y ese sentimiento de culpa e insatisfacción durara muchisimo mas tiempo que el placer inicialmente.

 

La culpa es un factor importante a tener en cuenta, ya que muchas cosas las hacemos para lograr felicidad,  pero cuando las hemos logrado, nos sentimos mal o pensamos que no la merecemos, como si esto estaría alejado a nuestra realidad.

 

Si alguien disfruta del cine por ejemplo, puede sentir culpa de ir tantas veces y no aprovechar ese dinero gastado en la entrada,  en la compra de algún regalo para nuestros seres queridos más cercanos.

Sabemos que es difícil conseguir el placer por motus propio,  porque estamos programados para pensar que el placer y a felicidad de la vida está en manos de otros.

Por ejemplo si basamos nuestra felicidad en la otra persona, ( Hijos -. Pareja ) ellos en algún momento intentarán  salir de nuestro círculo de influencia y eso atraerá para nosotros momentos catastróficos.

 

Para decirlo de un modo más práctico, si nuestra felicidad depende pura y exclusivamente de otra persona, el dia que esa persona nos falle, tendemos a desbastarnos.

 

No debemos confundir el placer con el egoísmo, por ejemplo yo cuando estoy haciendome un mimo a mi vida y a mi alma, aveces me siento que no lo merezco o que al menos tendría que compartirlo con los demás. Esto es un error porque la verdad es que hago muchísimas cosas como para merecer amor y placer.

 

Todos debemos tener nuestros momentos

 

Estos momentos son situaciones en las que nos tratamos como la mejor persona del mundo, esa persona que tanto amamos. Si deseamos para nosotros hacer un viaje lo ideal es que lo planeemos y que lo hagamos sin ningún tipo de duda, porque para nosotros no hay una persona más importante que nosotros mismos.

Y de esto se trata de cambiar nuestra percepción y aprender a ser mejores y más complacientes.

 

 

 

Que es la felicidad

 

 

Nos hacen creen que la felicidad es algo externo a nosotros, que si viajamos a tal lugar seres felices, que si tenemos el auto de tal marca seres eternamente felices, que si tenemos dicho cuerpo las mujeres nos seguirán y seremos felices. Todo un aparato para hacernos creer que estamos siempre tratando de alcanzar un estado de perfección externo a nuestro ser más interior.

Definición de Felicidad : 

 

 

La felicidad es el estado emocional de una persona feliz; es la sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos; es un momento duradero de satisfacción, donde parece que los problemas no existen.

 

Nótese que no dice, Felicidad es igual a cosas materiales que hoy están y mañana no, dice que es un estado mental, o sea para decirlo de un modo más entendible, la felicidad viene de adentro hacia afuera, nosotros le damos el valor a las cosas.

 

Por eso podemos estar felices de lo que hemos almorzado hoy, o que el dia sea un día luminoso y perfecto, o que nuestra salud nos acompañe para que disfrutemos de lo que siempre hemos querido disfrutar, por ello siempre hay una contradicción en nuestra mente.

 

Que no dice que debemos tener cosas externas que nos den placer para que con ese placer logremos la felicidad, pero como ves querido lector todo es una vil mentira.

 

Por ello cuando quieras animarte a hacer algo que te haga sentir bien no lo dudes un instante, inténtalo, corre riesgo para que de esa forma puedas sentirte feliz y pleno.

No importan las circunstancias externas lo importante es darse cuenta que la vida es una sola y que debemos estar en este plano consciente que la elección de la felicidad está en uno mismo..

 

 

Como siempre es un placer escribir para ti. 

 

Andres Lacrosse. 

Comentar