La noche de tu recuerdo

Entonces al pasar los meses, volví a mirar el cielo, ese bello y denso vacío en el infinito donde mil y un estrellas se esconden por el día, pero en la noche salen y brillan sin igual. Recordé cada una de nuestras tardes que solíamos pasar hasta que la luminosidad se acababa y nuestra luz artificial no era suficiente para ponernos a delirar sobre nuestros sueños futuros que sólo quedaron es eso, sueños flotantes sin cumplir.
 
Cada estrella me recordó cada promesa no cumplida, cada te amo de tu boca, cada para siempre que terminó antes que la manecilla del reloj marcara las dos. Creo que es muy tarde ya, la brisa de la soledad me llevó al más allá, en un lugar donde tu nombre no es ninguna melodía, donde tu recuerdo fue como una cicatriz, que tras el paso del tiempo fue borrado, como tu sentir por mi lo fue el día partiste de mi sin mirar atrás.
 
La luz de la luna entra por mis pupilas y me hace viajar a aquellos días donde mis palabras te llenaban el alma mientras tus cálidos brazos me hacían sentir por un momento que eras mía, pero al abrir los ojos me doy cuenta que sólo fue mi imaginación, que aquellos días no volverán, donde la poesía no te volverá a enamorar.

Comentar