La vida fuera de casa

Muchos han de pensar que vivir fuera de casa es algo maravilloso, que te liberas de tus padres, de sus reglas, de todo lo que podemos llamar permiso para poder hacer cuanto tú quieras.

Quizás ese es uno de los mayores errores que cometen muchos jóvenes, el hecho de vivir en casa con tus padres no quiere decir que no te puedes divertir. Quizás tu forma de querer divertirte no está en las reglas y limites que ponen tus padres y es eso donde muchos prefieren irse de casa a querer vivir y experimentar cosas nuevas, y es allí donde se dan cuenta que vivir fuera de casa no es lo que aparenta ser, quizás tengas más libertad en todas las áreas de tu vida [si] haces de cuanto te venga en gana y sin temor de que te vean tus padres [si].

Pero pregúntate a ti mismo te sientes igual al llegar a tu casa, saber que nadie te recibirá, nadie te preguntara como te fue, como estuvo tu día, esos simples detalles que quizás cuando vivías con tus padres no los valoraste o no le tomabas mucha importancia o talvez se te paso por la cabeza que solo lo hacían por molestar. Si eso por más simple que parezca es un acto de preocupación de tus padres hacia ti. 

Vivir solo implica una serie de responsabilidades y deberes que hay que realizar. Muchos dirán, pero suele parece divertido… pues la verdad no es nada bueno, imagínate cuando te aburres no tienes a quien molestar, quizás estás pensando en las redes sociales que puede ser una buena fuente de ayuda para no aburrirte, pero déjame decirte eso con el tiempo aburre.

Imagínate tu entre cuatros paredes sin poder decir como estas. solo eres tú [si] tiene el suficiente tiempo para pensar de lo que sea cuantas cosas quieras, sin embargo, es allí donde pueda que te entre la depresión, donde te sientes solo y no puedes hablar con nadie. Tengan mucho cuidado en esta parte, no les diré que es malo llorar porque no lo es a veces en muchas ocasiones es necesario poder despojarnos de todo eso que nos a tormenta. Pero nunca dejes que la tristeza te robe esa hermosa sonrisa que tienes, demuéstrate a ti misma(o) que no importa por cuantas cosas tengas que pasar para poder ver la vida con la suficiente madurez y así poder tomar tus mejores decisiones.

Recuerda nadie te dijo que vivir solo iba hacer fácil, tú mismo fue quien se aventó a un lago profundo y es allí donde tienes que aprender a nadar. Aprendamos de las malas decisiones para ser mejor persona cada día. Y de las buenas recuerda cuantas sonrisas te robaron y cuantos bellos momentos pudiste vivir.

Comentar