La espera

A veces me canso de esperar, o mejor dicho; siempre. Esperar a que llegue algo que nunca ha tenido la intención de venir,algo que no sobra ni falta,algo que tapa el paso a lo que esta libre. No tuve buenos momentos que recordar, ni ahora, ni nunca. Esperé paciente tantas veces, que la paciencia se desesperó, y es que cuando esperas tanto,te metes en un hoyo del cual es difícil, o imposible salir. No me permitía lo más mínimo de felicidad,estaba en el limbo, flotaba entre el mar y el cielo... Pensaba que las cosas serían cautelosas como el agua o caudalosas y desbordantes al llegar el huracán. Supe que lo que vendría, nunca sería​ mejor que el ayer, ni mejor que hoy. Rebusqué en escombros tan pesados, que mis hombros caían sin haberlo intentado. Lloré incontables veces tratando de recibir un poco de comprension, pero me daban tantas migajas que un día no me bastó. La vida me golpeaba tan fuerte , como las olas golpeaban un barco en plena tormenta. Huí de mí misma, tan apenada y sumisa me dejé a la deriva, esperando encontrarme en alguna ocasión.

Comentar