Mi interior crea... mi exterior

 

Como si fuera una especie de metáfora, esto es tan importante que lo entendamos, cuando leí los primeros libros de superación personal, siempre pensaba que era cosas irreales. Pero a medida que fue pasando el tiempo me di cuenta que todos los libros repetían las mismas cosas, cuando se hizo tan evidente empecé a pensar que algo tenian de cierto.

 

Lo que descubrí que nuestro mundo interior, rige nuestro mundo exterior, es tan fácil de entenderlo pero tan difícil de aplicarlo. Porque sabemos que los problemas espirituales o de índole psicológico se resuelven en esos planos pero tratamos de cambiar siempre una vez que estamos viviendo el resultado final.

 

Para expresarlo de un modo más práctico, te diré que leía el libro de T.Harv. Eker, secreto de una mente millonaria, si no lo has leído, es sumamente recomendable que lo hagas, y ahí encontré una analogía que es casi perfecta para este momento, cuenta T. Harv:

 

Que imaginemos que hemos hecho una carta de amor en nuestro ordenador para la persona que tanto amamos, vamos a imprimir y logramos sacar una copia. Ahora bien, la copia tiene un error de ortografía, bueno pensamos que con una goma lo podemos borrar y empezamos con fuerza a cambiarlo, al final lo logramos, volvemos a imprimir y oh, nuevamente está el error, entonces compramos manuales que dicen cosas como “Cómo aprender a borrar eficientemente” lo leemos y volvemos a la carga, claro está que por más que nos especialicemos siempre tendremos el mismo error si no vamos a la fuente de todo, en este caso el ordenador , en nuestra vida, nuestra mente.

 

Te explico esto porque para mí fue fundamental pensar en estas cosas, no solo pensé que era algo cierto sino que empezó a funcionar en mi vida de una forma lógica y a veces inesperadas, todas las cuestiones de nuestro carácter o nuestro humor, provienen de dentro de nosotros.

 

Nos hicieron creer que el éxito son cosas materiales.

 

Esto es un apartado que quiero al igual que muchos escritores, pondré mi visión personal, nos hicieron creer que la felicidad depende de los autos, las casa, los viajes por el mundo que podremos lograr, trabajamos arduamente día y noche para lograr nuestros objetivos financieros y malgastamos la vida en busca de algo que hoy está y mañana ya no, pensamos que el solo hecho de aparentar está cargado de felicidad y de reconocimiento y en verdad el único que se frota las manos y se ríe de todos es el verdadero consumismo.

 

Para darte un ejemplo, el mejor regalo que me han dado mis hijos es un dibujo donde estamos los tres caminando de la mano, es para mi un gran tesoro y no salió ciento de miles de dólares, por eso cuando escribo esto, quiero que sepas que nos pierdas en tiempo en perseguir sueños que no esté acordes con tu mundo interior, no persigas cosas que cuando las tengas no te sientas completo.

 

Siempre tendemos a pensar , cuando tenga el auto seré feliz, cuando me case seré feliz, cuando mis hijos ingresen a la universidad sere feliz, y nos pasamos la vida esperando ser felices, y lo único que pasa es la vida, por ello te animo querido lector que sientas que no hay malas metas, sino metas erradas, si solo quieres cosas materiales por favor empieza a meditar y descubrirás que en el fondo estás desnudo que no tienes nada, estamos solos en un mundo para aprender a capacitarnos y mejorar nuestra existencia en los siguientes planos, los grande sabios de la antigüedad lo sabían, somos seres humanos completos ya no necesitamos nada para ser feliz.

 

Una persona que vivía en estas tierras sin autos, smartphones, ipad, y demás, ¿ Piensas que no era feliz?. Claro que sí porque la felicidad es un estado mental, que se logra encontrando l retribución de nuestras acciones en los ojos de nuestros hijos, en el amanecer, en la lluvia que moja, en un te amo de una persona que nosotros amemos.

 

Tu mundo interior, ese mundo que está oculto,  pero que se vive más intensamente que en el plano espiritual es el que hace que estés en este momento leyendo, pero además es el máximo responsable de tu ingresos, tu familia, tu hogar, tu desempeño profesional y demás.

 

Escucha tu voz interior y no malgaste el tiempo en cuestiones sin sentido, piensa que si no vas tras de tus sueños, esos sueños que llenan tu vida, no tendrás nada más.

 

Salud te deseo lo demás depende de ti.

 

 

Tu amigo. Andres Lacrosse

Comentar