Olvidarte...

Olvidarte...quizás algún día.
Destruir mi corazón para construirlo nuevamente, ya que lleva tu nombre grabado en cada uno de sus rincones. Quitar las alas a este espíritu alado y borrar de mi mente todas las canciones que hayan servido para tenerte presente.
Tachar una por una todas las letras que mi alma plasmó en tu nombre. Convencer a mis ojos de que no es el fin del mundo, antes de ahogarme en un mar de lágrimas. Y secar este mar de lágrimas que he creado solo por ti. Cantar otras canciones, bailar otros bailes, volar otros cielos, llorar otros desamores…rebobinar toda esta vida que ilusoriamente fabriqué, y rellenar la película con nuevos sueños. Mirarte y no ver más que un amigo. Tocarte y no sentir escalofríos. Pensarte de una manera que…no, no pensarte. Dejar de pensarte. Soñar con un beso que no sea de tus labios. Evitar tus ojos para dejar de caer en tu trampa. Olvidar tus ojos. Olvidar tus hermosos ojos…olvidar esos bellos y dulces ojos…no, imposible. Quizás pueda olvidar todo lo demás, pero nunca tus ojos. Y no olvidar tus ojos, ventanas del alma, no me permitiría olvidar ese hermoso corazón que se refleja en su brillar...oh, vamos, a las palabras se las lleva el viento, las letras se borran con el tiempo, mientras los sentimientos echan raices cada vez mas profundas y se aferran a nuestro espíritu. Asi que si debo ser sincero, admito aquí y ahora, que no, no te voy a olvidar.

 

Nunca. 

Comentar