Para recibir AMOR hay que merecerlo

 

 

Me pregunto si soy digno de escribir sobre el amor, esa fuerza que traspasa cada uno de las barreras de los seres humanos, capaz de penetrar en lo más profundo de las entrañas de los más duros.

 

Nadie deja de sentir amor en la vida, sentimos por nuestros hijos, padres, hermanos, novios,  animales,  dios, la naturaleza. Por todo y eso está bien porque tenemos la necesidad de sentirlo  y de expresarlo.

 

¿Pero recibimos el amor suficiente?

 

Cuando estoy armando este texto me doy cuenta que tengo que mejorar la persona que soy en este momento para recibir amor y que ello depende exclusivamente de mi y no de mi pareja. El amor es directamente proporcional a la medida que tu decidas darlo.

 

Si no me crees, trata de los siguientes días dar amor a los que más amas, tus hijos por ejemplo,  ellos responderán de la misma manera o quizás de forma más superior.

 

Los seres humanos usamos una especie de espejo que sirve para que nosotros nos veamos en él, todos los días, no solo somos partícipes necesarios en la creación de una relación sino que además si no estamos recibiendo amor no lo estamos dando.

 

Es como una creencia religiosa, primero hay que creer para luego ver, porque en las cosas que creemos son las que más importan.

 

Una vez miraba un seminario de un motivador y veía que llamaba a una mujer que tenía un gran problema con el marido, él parecía que no era para nada demostrativo y ella hacía todo lo posible para que él esté bien y sea feliz. Claro con el paso del tiempo ella empezó a cansarse de dar y de no recibir, entonces había llegado la hora de pedir ayuda.

Bien por ella, porque a veces necesitamos que alguien más nos orientes al menos en algunas palabras para que de esa forma, podamos ver la vida con más claridad.

 

Ella decía cosas como: Él nunca se interesa por las pruebas de amor, que yo le doy, casi pasan desapercibidas.  El Motivador la miro y luego de pensar por un segundo le dijo. Amelo.

 

Ella lo miró desconcertada y luego le dijo: yo lo amo. Pero ámelo de verdad, interiorice lo que verdaderamente le gusta, no le lleve la contra al menos durante un tiempo, involúcrese con sus aspiraciones personales, ¿Qué es lo que más le gusta hacer? . Hágalo con él. Estudie su comportamiento y descubra cuál es su sueño y ayúdalo a cumplirlo y mire lo que sucederá.

 

La mujer dejó el escenario y media confundida anoto al pie de la letra todo lo que le había dicho. Pasaron algunas semanas y nuevamente el motivador le preguntó cómo  habían sido los resultados, ella no solo sonreía sino que estaba feliz casi al borde de las lágrimas de felicidad. Ella contó que estudió a su marido durante dos días y luego se empezó a interiorizar en sus verdaderos anhelos, descubrió que le gustaba tanto pintar, así que aprovecho una barata y compró un caballete, un lienzo, pinturas y le preparó un taller en un lugar determinado de la casa para que el disfrutara su espacio.

Ese mismo día su marido apareció con un ramo de flores. Esa es la verdad el amor funciona así cuando más recíprocos somos más disfrutaremos. Creo que la clave está en:

 

Dar el primer paso y amar para luego esperar ser amados.

 

Pasamos toda la vida esperando pruebas de amor, y nosotros no damos ninguna prueba antes, pero se debe a que no lo sabemos. No sabemos que podemos recibir amor todos los días y de diferente forma.

 

Quizás en este sentido tendremos miles de cosas por aprender, porque siempre pienso que el amor no es acumulable. Escucho a parejas que dicen cosas como: Hace veinte años que estamos juntos. Eso si es amor.

 

Pero eso no es más que una creencia de la persona que lo dice. El amor no se acumula con los años o con el tiempo. Alguien puede sentir más amor en un solo día que en toda su vida. Porque no medidos todo con la misma vara, si te has enamorado alguna vez, sabrás a ciencia cierta que más allá de conocer a una persona, hay cientos de sensación que produce tu cerebro y hace que el día sea más brillante, más completo, más hermoso.

 

Por eso me gusta comprar el amor con el crecimiento de un árbol, el árbol crece durante el día a fuerza que nosotros lo regamos y movemos su tierra (Acciones o muestras de amor) el árbol va evolucionando y creciendo pero cuando llega la hora de la noche, ese árbol se hace una semilla nuevamente y tenemos que al amanecer, mover su tierra y regarlo.

 

Ese es el problema de las parejas, cuando pasa el tiempo nos ponemos en posición de que! Ya está!  ya hemos logrado conquistarlo/a y así transcurrimos la vida pensando inseguridades sin sentidos.

 

Todos los días es un buen comienzo para que el amor, renazca y crezca nuevamente nuestro árbol.

 

 

A veces lo que está pasando es lo más conveniente que puede pasar.

 

 

Trata de disfrutar el amor, en pareja, con amigos, con hijos y demás. Porque si alguien te preguntaría antes de llegar a tu meta qué es lo que más deseas seguramente sería.  Amor y felicidad genuinos.

 
 

Por ello vive intensamente y ama de la misma forma que tarde o temprano ese amor que brindas vendrá a tus puertas para saldar deudas contigo y serás muy feliz.

 

 

 

Andres Lacrosse.

 

 

 

Comentar