Por qué escribes

¡Hojas al viento! Así llamo muchas veces esto de entintar hojas, manos, trozos de madera...

No lograba encontrar la constancia necesaria. No encontraba el sentido exacto que me llevaba a tener una necesidad "paradójica" de no escribir.

En escribir, no hallaba una razón mas lógica que el impulso, pero cuando pensaba en el tiempo, en el viento que lo lleva todo a su paso - afortunadamente quizás -  , en la inexistencia misma de quien escribe algún día, me rehusaba a escribirme implícitamente.

Hay tanto que decir de mi escribiendo...

La razón por la que escribía era yo misma hasta que me preguntaba si quería que alguien me leyera.

¿Para que quieres que te lean?

Pero la ausencia de un maestro, pocas veces leído pero en cuyas letras de sus libros si he existido definitivamente, me trajo tácitamente la respuesta velada en la misma sencillez.

Miro la pequeña biblioteca, un libro prestado intencionalmente por quien me conoce ahora como una maga, evoca la imagen de la ausencia en ese preciso nanosegundo de vida.

Lo escojo intuitivamente quizás, pues no era mi objetivo, pero se que el fondo tenia una extraña necesidad de protegerlo del olvido.

Entonces bajo las escalas y comienzo el ritual de una noche cualquiera, mientras intento explicarme la rareza de lo que sentía y pienso lo usual "tal vez esos serán los senderos de cada palabra escrita: en cualquier rincón de una mesa, posiblemente usado, posiblemente no. Posiblemente nunca mas leído.... bla bla bla.... eso que llamo hojas al viento y que generaba en mi una sensación de in utilidad frente a la idea de escribir.

¡Pero cada palabra pensada fue tan efímera! Porque inmediatamente me inunde de emociones que hoy me permiten tener mas claridad. Un libro maestro Benedetti, me ha llevado a evocar tu ausencia, y detrás de ti la de otros muchos que no conozco,  un libro entintado me ha llevado a homenajearte con la nostalgia, a suspirar por lo que ya no esta pero que  quedo flotando en el viento y plasmado en las hojas.

Entonces entendí por que escribo y entendí por que a veces no escribo, entendí lo que quiero del otro cuando me lea, entendí  que aun en la ausencia cada palabra escrita evocara la nostalgia de lo que se vive y a veces se puede nombrar.

El sentido quizás, no se lo de la ausencia, pero definitivamente si, la permanencia. 

Comentar