Tiempo, dame tiempo

A veces pienso en el paso del tiempo, en cómo segundo a segundo se me escapa la vida entre las manos y eso me recuerda que no podré hacer una milésima parte de aquello que me gustaría hacer, ya sabéis: demasiados libros que leer, demasiadas cosas que escribir, demasiados lugares que visitar...

Cierto rapero alicantino de cuyo nombre no quiero acordarme comenzaba una canción con los siguientes versos: "Toda una vida es poco para un hombre, la tierra me entregó un cuándo y un dónde, atrapado ahora en esta era insomne. Quiero vivir más vidas que las que me corresponden, viajar a los paisajes que toda memoria esconde." Y es cierto. En esta era cuando tienes tiempo, no tienes dinero, cuando tienes dinero, no tienes tiempo y cuando tienes ambas, no tienes fuerzas.

Ya lo decían los romanos: tempus fugit. El tiempo huye. Y a mí me duele ver que no me quiere, que los prefiere más jóvenes. Pero es la condición del ser humano, la inmortalidad es sólo para los dioses, ya lo enseña la epopeya de Gilgamesh.

Comentar