TU AMOR, LOCURA O PASION

El paso de la oscuridad a la luz, así es mi amor en silencio; me vuelvo bardo cuando en la sutil bruma de la noche, escribo mis vivencias bajo el resplandor nacarado y casto de la diosa Luna, astro madre -solo en alemán y japonés tiene tratamiento masculino- toda llena de misterio, exquisita, melancólica, taciturna, romántica; siempre envuelta en belleza... Adorada, como símbolo de amor y fertilidad.  No hay nada más callado en las noches selenitas, que su presencia cristalina, y el meditar de un escritor bohemio que bebe sus encantos cada vez que el eco de la soledad, se pronuncia en lo infinitamente grande: El Universo.

Del día a la noche, así fue mi amor; después de la miel de amarte con locura permanente, solo me quedo el sabor amargo de palabras al viento, cual mustias mariposas volando en el campo. El vacío perpetuo que provoco tu ausencia desde que decidiste partir de mi lado, no se extingue; ni declinan sus efectos colaterales en mi alma solitaria; porque sigues siendo mi musa, la dueña de mi mundo. A flor de labios, quiero para ti, escribir composiciones rítmicas de mil versos almibarados; porque, aunque te encuentre lejos…, tú, sigues estando presente en todos los rincones de mi día, horas, minutos y segundos. Tu memoria aflora llanto a mis cansados ojos, son como gotas grandes y pequeñas de inclemente lluvia rebotando febriles en el abrupto pavimento de mi desesperación; ¡No me importa esperarte el tiempo que sea, si al final me convenzo, de que tú, también sufres por mí, porque me quieres!  Entonces, volverte a tener mañana, sería un galardón a mi persistencia a mi amor pertinaz.   

De la eclosión primaveral al ocaso otoñal, así fue su amor; crisálida de seda, que no pudo llegar a ser una mariposa tatuada de colores, amante de las flores silvestres en el reflejo de su vuelo; Soy terco y obstinado e mis apreciaciones y quiero recuperarte; tengo mis sentimientos regados por dentro como lava candente de un volcán en erupción… No soporto, verte distante en un cielo de tinta como es el espacio mismo, que además del sol y la luna, lo horadan los puntos blancos de estrellas que destellan con luz cenicienta y lívida entre las sombras negras infinitas…  ¿Cuando tú no estás? Me imagino cosas…  Platón se refirió a esta reacción emotiva como la locura divina o la locura poética que inspiran las musas, uno de los nombres que recibe la luna. Plutarco igualmente se refirió a la manía de Sócrates y la relacionó con la influencia de la luna. Desde siempre a los poetas y artistas se les ha considerado seres anormales, venáticos, posesos, por lo extraño de sus conductas y sus obras; obras que, según se dice, les son reveladas cuando están en trance lunar.

De la vida a la muerte, la oscuridad; el silencio que invade mi alcoba cada noche, la batalla campal con tu recuerdo que no me deja dormir, tarde de la noche; el fantasma de ansiedad que entra a mi ser a través de mis pupilas, transforma un amor tierno en rabia, y agitado como un mar en tormenta, quisiera verte, acariciarte tiernamente, deslizando la yema de mis dedos en tu piel de porcelana; quisiera cuchichearte al oído, con cada palabra de amor que me invento cuando me desespero, para ver si así amanece radiante el día, como la última vez. Nada hace posible apaciguar estos profundos momentos de desencanto; entonces, salgo a caminar por las calles iluminadas de neón, como excusa para sentirme mejor. Pero, nada, es inútil, hallar calma… veo tu imagen en todas partes. Tal vez te parezcas a otras personas en muchas cosas, pero no todo el mundo es como tú. Para mí, la principal diferencia entre otra persona y tú, es el equilibrio perfecto que profesas a mi naturaleza, a mis sentidos… Esa es, la única realidad a mi dolor que siento de haberte perdido.

 

Comentar