Una carta de despedida

 

 

Te escribo esta carta, porque sospecho que pronto voy a morir.....

Habiéndote dicho esto quiero que sepas, que he hecho todo lo posible para seguir con vida, no sólo lo he intentando con momentos de felicidad genuina, sino que además siempre que estuvo a mi alcance facilite las cosas para que disfrutemos solas. 

Hoy el vino a buscarte... y por más que puse miles de excusas para que no fueras, fue imposible convencerte, ya casi sin fuerzas frente a la tempestad te deje partir. 

Mírame mis manos !! no pueden escribir esta carta de tantos ataques. 

Estoy a punto de desfallecer, no entiendo qué quieres intentar, si siempre terminas de la misma forma, llorando y llamándome a gritos a que venga a tu encuentro. 

Estoy muriendo y estoy triste, porque de verdad lo he intentado, con todas mis fuerzas, he estudiado cada una de tus palabras y he sabido que significaban, te he consolado en las noches largas de invierno, he sido tu compañera incansables veces y aún así, estamos otra vez en estas mismas circunstancias. 

Quiero que sepas que el amor no es un buen consejero, viene y se apropia sin permiso de la realidad de una persona y espera que seamos complacientes con el, para que el en su magnificencia se sienta dueño del mundo. 

 Y aún así lo quieres ??

Pero antes de que me vaya, has que tus ojos miren hacia atrás y observa como quedo en el camino, ( yo que he sido todo para ti) descubre cada segundo la alegría que hay en mi, no dejes de soñarme porque no habrá día que no piense en ti. 

Me voy, pero no quiero dejarme nada guardado, aquella vez que te vi sentí que íbamos a ser inseparables, habías quedado muy lastimada de tu encuentro con el desamor y trate de cuidarte como a una hija, trate de llenar los vacíos que alguien mas te había robado. Y no sirvió de nada !!! 

Y hoy después de un largo tiempo ya no recuerdas nada de eso ? 

Como puede ser que una persona pierda la memoria en un suspiro? Me indigna....

Recién te vi llegar, pasaste por delante mío pero no me miraste, venias cantando con una rosa en tus manos, siempre pensé que iba a llegar este momento, porque antes lo he vivido, pero hoy después de tanto tiempo juntas, me duele tu partida. 

Casi no tienes tiempo para mí, recién te oí, estabas cantando una nueva canción de una forma tan efusiva como épica. 

Ya no queda nada por decirte, simplemente te deseo la mejor de las suertes,....sabiendo que por más que lo intente no podré olvidarme de ti y de tus brazos abiertos cuando me recibiste.

Hasta siempre hermosa de mi vida, que seas muy feliz. 

Adiós.

 

Firma: La soledad 

 

Andres Lacrosse. 

Comentar