Una vida en el muladar de Ezequiel Castillo (FRAGMENTO)

FRAGMENTO DE LA OBRA "UNA VIDA EN EL MULADAR", 

MONOLOGO DE NEGRO.

Anoche tuve un sueño,lo que soñé, lo sueño siempre, pero cada vez es más real.

Soñé que iba por un camino muy, muy largo y que a los costados estaba lleno de grandes margaritas blancas silvestres, yo iba con una mujer pero nunca se ve la cara en mis sueños. Ella al igual que yo juntábamos margaritas y me decían que eran para decorar nuestro hogar, el camino era muy pero muy largo. Pero cuando se terminaba había una gran casa con portones enormes y en la entrada una gran tranquera con un cartel enorme que decía.. la felicidad excite bienvenido a mi hogar y estaba mi nombre escrito con letras mucho mas grande que los portones, al entrar y abrir las puertas, dentro de la casa había una gran mesas, y todo olía a perfume. Yo agarraba una manzana y no estaba picada estaba brilloso, era dulce, color blanco, no como las manzanas que comemos nosotros que por dentro son marrones. Estas son bien rojas por fuera, blancas por dentro y tienen un gusto riquísimo.

El agua lo tomábamos en vasos limpios y transparentes, y nos teníamos que prender fuego para calentar el agua para bañarnos porque al abrir una canilla salía agua caliente.

En la habitación había una cama enorme, con sabanas blancas y limpias y  un colchón esponjoso. Yo me tiraba y no me dolía la espalda, la ventana daba al camino de margarita, yo me acercaba y miraba, el sol era tan brillante, hasta que me de desperté, y todo volvió hacer lo que es. No hay camino de margaritas, no hay agua caliente ni aroma a perfume.

solo mugre, por donde mire, mugre, tener una casa, una cama, solo fue un sueño para mi. 

 

 

Comentar