Volvér a empezar | Scalabrini | historias enanas

 

 

 

Un hombre argentino le levantó muy temprano a la mañana, casi no había podido dormir , hacía un tiempo largo que estaba mal,  los días no eran los que el había deseado, desde que había vuelto del exilio en Europa en 1933, después de haber participado de una revolución radical, su presente ya no era el mismo. 

Pensó en escribir una carta al presidente, solicitando ayuda, quizás nunca lo recibía, le daba bronca que hacía unos años atrás, el había pertenecido a las grandes personalidades de su tiempo, trabajando para los diarios más importantes de la época, como la nación, noticias gráficas,  la gaceta del sur entre otros.

 

Como puede ser que me vaya tan mal - pensaba.

 

Había sido tan popular en otros tiempos, recordaba, mientras sentado en la mesa escribía un pequeño borrador. 

 

Caballero Argentino, casado... 

 

Pensaba que su libro el hombre que está solo y espera, había recibido segundo premio municipal, y que estaba siendo traducido en tres idiomas. Nada servía. 

 

Tenía un libro de cuentos sobre la mesita de luz. La Manga. Quizas si lo hubiera publicado en otro tiempos será uno de los más vendidos, pero claro cuando uno está en las malas, lo que escribe está siempre relacionado con las palabras que expresa. 

 

Continuó su escrito, de 44 años de edad, con amplias relaciones..... 

 

Claro amplias relaciones, porque conocía a personas como Jorge Luis Borges, Alfonsina Storni, Macedonio Fernández, Marechal, entre otras personalidades. Y ellos lo conocían muy bien a el. 

Pero aveces los amigos solo existen en cuentos, y cuando uno pasa por lo peores momentos se encuentra solo como un lobo en busca de su manada. 

Tenía estudios universitarios, algo muy digno para la época, sabiendo que el estudio fue costoso en todas las épocas, eso debía valer algo, pensaba. 

Aveces nuestras capacidades están silenciadas por nuestra realidad y nos encontramos como alguien que sabe mucho de historia pero está a punto de naufragar en el mar, y todo su conocimiento se hace añicos, para q he sirve conocer la vida de Napoleón cuando estás a punto de ahogarte. 

Mientras seguía su escrito pensaba que estaba sobre calificado para cualquier puesto en una empresa, quizás su idea de política no era la correcta, quizás si trabajaría en una gran industria se aseguraría un porvenir y un sueldo todos los meses. 

El escrito continuo....una vasta cultura general, científica, literaria y filosófica, tenía que detallar los logros, o bien tendría que dejar librado a la azar de aquel que lo leyese. No lo sabía a ciencia cierta, pero contemplaba una esperanza, una manera de lograr una oportunidad donde hoy no la había. 

 

Estaba desilusionado con sus ideas anteriores, sabía que el camino elegido había sido el incorrecto, sabía que aliarse con la aristocracia hubiese sido lo más conveniente, que la idea revolucionarias de estos tiempos solo trae pobres, y que cuando todos se hayan ido, uno tiene que vivir la realidad de la vida. 

 

Seguía escribiendo con él alma desbastada. 

 

Terminó su escrito y después de corregirlo varias veces para hacer conciso y a la vez entendible para el común de las masas. Se dirigió con paso apurado al diario para publicarlo y que este, saliera en el matutino del día siguiente. 

Cuando volvía a su casa, pensaba que por más que recibiría críticas, el hacia lo que sentía, y su soluciones debían ser inmediatas. Ya se había terminado los sueños de aquel día. Estaba solo. Triste y marginado por una sociedad que ni siquiera se detenía a pensar en él un segundo. 

 

El día 13 de enero de 1942 en el diario La prensa. Un aviso en la parte de clasificados decía: 

 

"Caballero Argentino, casado, de 44 años de edad, con amplias relaciones, estudios universitarios, técnicos, una vasta cultura general, científica, literaria y filosófica, con experiencia general y profunda de nuestro ambiente económico y político. Ex redactor de los principales diarios. Autor de libros de libros premiados y de investigaciones. 

Aceptaría dirección, administración, o consulta de empresa argentina, en planta o proyecto, en los órdenes de la industria, comercial o agrario. Dirigirse a Raúl Scalabrini Ortiz, valle Vergara 1355, Vicente López." 

 

Andres lacrosse. 

Comentar