Vote por los mejores escritos del 2016

Vote por la mejor crónica del 2016 Vote por el mejor cuento del 2016 Vote por el mejor ensayo del 2016 Vote por el mejor minicuento del 2016 Vote por el mejor monólogo del 2016 Vote por la mejor opinión del 2016 Vote por el mejor poema del 2016

Besos bajo la lluvia (capitulo 2)

Capítulo 2

 

Recuerdos Del Primer Saludo.

 

Todo Comenzó con un "Hola"
y quien iba a pensar que este sería el inicio de una historia hermosa sin igual, una historia que parece escrita por autores románticos y de fantasía.

Los días pasaban y las conversaciones se hacían más interesantes, se empezaban a conocer más conforme a la situación, Era notable el interés que se tenían, la importancia que se daban, esperaban a que el otro se conectara para poder chatear, era como una sensación tan indescriptible, era como una relación tan inevitable.

Aunque no fue un hola personal, fue por medio de una red social, la que les ayudo a comunicarse, respondiendo mensajes, respondiendo hasta los "jajaja", era una fácil forma de expresarse, el único provecho que le miraban a esa red social.

Pero era necesario que se vieran personalmente para discutir muchas cosas, además de que por medio de esta red se "Volvieron Novios", cosas locas habían pasado, pues se contestaban como si se conocieran desde hace tiempo.

El día que se volvieron Novios, fue un día bizarro, las conversaciones en la bandeja de entrada de Milo estaban llenas de corazones enviados por Ana, a lo que el respondía de igual manera, el afecto y el cariño que se sentía tras cada mensaje era tan bello e irresistiblemente interesante, relativamente, no se le podía poner fin a aquellas conversaciones, porque cuando comenzaban ya no había un “hasta luego” temprano que llenara la vista de ellos, conversaciones hasta la madrugada, causando ojeras pero hermosas sonrisas de oreja a oreja que parecían dibujadas por un niño de 6 años en el rostro. Pero ya era hora de dar un paso más y más temprano que nunca paso lo que se sabía tenía que suceder en cualquier momento, pues el relato de ello se dio gracias a la intervención de un tercero, un amigo de Ana quien estaba al tanto de los amoríos entre Milo y Ana, y el sin mas y sin invitación se propuso ayudar cual cupido quitándole el empleo, llegando a enviarle mensajes a Milo para preguntarle por qué no se volvían novios o como él decía “El Cuadre” a lo que Milo respondió ineludiblemente:

-¿Hacer algo tan importante por medio de un mensaje de texto? ¿No le parece inmaduro eso? sé que algún día nos veremos y pasara lo que tenga que pasar.

A lo que el respondió asiendo que Milo de doblegara ante aquellas palabras y su respuesta cambiara radicalmente.

Milo finalmente decidió que lo haría, las ansias que tenía por cometer aquello que hasta se podría llamar delito no por defraudar las leyes nacionales, sino por hacer algo que ni el mismo se tenía permitido hacer porque siempre lo considero como un acto de poca madurez.

Se aproximó a su celular, pensó repetidas veces el mensaje de texto que le enviaría, pues solo tenía esa oportunidad y no podía fallar, minuciosamente pensó en cada detalle sin cesar, era como dictar los números precisos de la veleta de la lotería, si lo hacía bien ganaba el grandioso premio, pero si fallaba por el mas mínimo clavo, todo se echaría a perder.

Cuando termino de escribir el mensaje, ya después de haberlo escrito y borrado un centenar de veces, y de haberlo por última ves leído, con una duda en su mente una penumbra en su corazón, se armó de valor y envió el mensaje, a este acontecimiento se sumaron un sin más de anhelos y negatividad por parte de Milo que la sola espera de que Ana abriera y observase el mensaje se le hacían siglos llenos de ansiedad por saber la respuesta, pero al fin abrió el mensaje, Milo ilusionado observo que ella ya estaba escribiendo en tanto él se imaginaba las palabras, que por lo visto no eran muy buenas pues su rostro reflejaba preocupación y desalientos, era como si estuviera preparado para el rechazo.

Ella le dijo que lo quería ver en persona, entonces le propuso que la fuera a recoger a su colegio, Milo acepto, él estaba ansioso de verla, pues era su novia.

Las horas eran contadas por Milo, cada minuto, cada segundo, era irritante lo lento que pasaba el tiempo en el aula de clases, pues salía casi a la misma hora que Ana, estudiaban en colegios separados por una larga distancia, pero no era problema para Milo.

El Momento llego, Milo estaba listo e impaciente, quería ver a Ana, aunque no iba a ir sólo, se llevó a dos amigos por una simple razón, (los colegios no se llevan muy bien entre sí). La hora llegó, el timbre sonó tan fuerte, que parecía la alarma de los bomberos, él se inmiscuyó para salir de primeras de la institución, ¡lo logro!, junto a sus dos compañeros dirigiéndose ya a el colegio de su Novia.

Está impaciente, se le notaba en su rostro una gama de colores, en el que predominaba el rojo, sus mejillas eran temblorosas puesto que sostenían una sonrisa de oreja a oreja, pero apenas llego a la puerta su reacción fue diferente. Su rostro se transformó en el de un actor de acción, mantenía la mirada fija y seria, el hacía todo esto porqué se había formado una fama de hombre serio, frío y sin sentimientos.

 

 

 

 

 

Comentar