Cartas a una amante (16)

Ir a: Cartas a una amante (15)

Confío en ti: No imagino daño que de ti provenga

Me bastó verte para intuir tu esencia noble. Tus suaves ademanes con otra naturaleza no armonizan.  Algo hay en la voz y en el semblante de todo ser humano que delata el verdadero ser y las reales intenciones. He visto, por ejemplo, en ocasiones, la belleza plasmada en los trazos perfectos de rostros femeninos, que sin embargo no encubren con su fascinación su ánimo perverso. 

Presumo que la bondad perfila la belleza hasta convertir en angelical un rostro simplemente hermoso.  Tú, dulce ensoñación, tienes ese halo, esas alas blancas y esa aureola que me hacen abandonarme en ti sin desconfianza. No imagino daño que de ti provenga, no al menos intencional o voluntario. Tus manos fueron hechas para sanar, nunca provocarán heridas. 

Creo en ti, y no soy hombre crédulo. Soy receloso y olfateo los malos corazones. Los presiento en los rostros adustos negados a la más leve sonrisa, en los semblantes impasibles, que reflejan un alma inconmovible, en quienes intoxican con la amargura que destilan, en los prepotentes que exageran sus virtudes, en los intolerantes con los niños, en los que abominan a los animales, en todo aquél que no tiene humor ni lo permite.

Todos ellos algo sórdido esconden en su entraña.

La auténtica bondad traduce agrado, ternura, suavidad, jovialidad y mansedumbre.

Ir a: Cartas a una amante (17)

“Cartas a una amante” es una novela epistolar escrita por Luis María Murillo hace poco más de una década, y que vio la luz hace siete años. A más de contar una breve y furtiva historia de amor, profundiza con sus reflexiones en las vicisitudes de la vida de pareja.  

Luis María Murillo Sarmiento

http://luismariamurillosarmiento.blogspot.com/ (Página literaria)
http://luismmurillo.blogspot.com/ (Página de crítica y comentarios)
http://twitter.com/LuisMMurillo

Cartas a una amante

Comentar