Sarcasmo con el arte ("Seguiré viviendo" 70a. entrega)

Ir a: El puritanismo y la absurda represión del placer ("Seguiré viviendo" 69a. entrega) En el ambiente lleno de luz resonaba el murmullo de muchas voces que hablaban en forma reservada. Imaginé una iglesia antes de comenzar la misa, de pronto un teatro aguardando la función, acaso la charla que antecede la clase en un colegio. Esperé un súbito silencio y un anuncio. Pero el susurro continuó, y mis ojos aturdidos, soñando que despertaban de otro sueño, se fueron a la refulgencia acomodando. Entonces vi corrillos de frente a las paredes, en torno a obras de arte que admiraban. Sin ser asiduo visitante de las galerías, estaba allí con...

Leer más: Sarcasmo con el arte ("Seguiré viviendo" 70a. entrega)

Cartas a una amante (6)

Ir a: Cartas a una amante (5) Más allá de las formas Sin las formas perfectas de tu cuerpo me hubiera perdido la oportunidad de conocer tu alma. Porque  sin la aproximación de los sentidos pocos pasos al encuentro con la mujer damos los hombres.  Tras de tu sensualidad hallé ternura. Y el cielo que observa mis pecados, sabe que si débil a la carne es mi materia, no lo es menos a la ternura mi alma. La dulzura y la belleza que tu...

Leer más: Cartas a una amante (6)

El puritanismo y la absurda represión del placer ("Seguiré viviendo" 69a. entrega)

Ir a: Javier ("Seguiré viviendo" 68a. entrega) Carolina pensaba que alguna motivación personal había llevaba a José a fustigar a los puritanos con tanta vehemencia, y ese día por fin le hizo saber su conjetura. En tono jocoso declaró José que tanto los había aborrecido que de pronto le tocaría encontrárselos en el infierno, aunque reconoció que en el fondo los creía gente de bien. Y era...

Leer más: El puritanismo y la absurda represión del placer ("Seguiré viviendo" 69a. entrega)

Cartas a una amante (5)

Ir a: Cartas a una amante (4) El libre albedrío en el amor no existe. A mi vida te doy la bienvenida Si dueños fuéramos de nuestros sentimientos no nos impondría el destino amores agobiantes. Amores condenados al fracaso, que acaban cuando más los ponderamos o que a pesar del daño que causan no se extinguen, y en la razón fundáramos la elección de la pareja eterna. Pero es el corazón, para bien o para mal, la cuna...

Leer más: Cartas a una amante (5)

A Contrapelo

Hola a todos: Somos dos autores alicantinos (Juan Vicente Carratalá y Frank Sullivan) que hemos publicado nuestra primera novela (A CONTRAPELO) con la editorial ECU. La novela ya está disponible en FNAC, Corte Inglés, Casa del libro, Ateneo, 80 mundos... Juan Vicente y yo somos amigos desde la adolescencia. Un buen día, hace ya diez años, decidimos escribir una historia que nos rondaba; por aquel entonces, no teníamos trabajo ni otras...

Leer más: A Contrapelo

Javier ("Seguiré viviendo" 68a. entrega)

Ir a: La infidelidad tiene razones, es más que el simple capricho de los hombres ("Seguiré viviendo" 67a) Siento que fui, porque ya para ser no tengo ánimo. El pretérito es el tiempo verbal de mis escritos. Instintivamente escribo en pasado, con el automatismo con que hablamos de los muertos. Me he acostumbrado a ese pretérito imperfecto con que nos referimos a las acciones de los que se marcharon. A veces corrijo por ‘soy’ lo...

Leer más: Javier ("Seguiré viviendo" 68a. entrega)

Cartas a una amante (4)

Ir a: Cartas a una amante (3) Comienzo a creer que encajas en mis sueños En la adolescencia conocí el amor y forjé con él las fantasías más bellas. Tuve amores platónicos, idealizados, que imaginaron a la mujer perfecta, poema puro, exquisita en sus formas y virtudes.  ¡Vana ilusión! La realidad es otra. Pero terco mi espíritu, persistió en sus anhelos juveniles. En un extravío que no se...

Leer más: Cartas a una amante (4)

La infidelidad tiene razones, es más que el simple capricho de los hombres ("Seguiré viviendo" 67a)

Ir a: La hipocresía y las prostitutas ("Seguiré viviendo" 66a. entrega) José era sarcástico con el matrimonio y benevolente con la infidelidad. Tenía obsesión por las amantes, pues veía en ellas la potencial materialización de las dichas arrebatadas por Elisa. Sueños que consideraba imposibles de otra forma. Era auténtica su gratitud con ellas y extrema su embriaguez con el recuerdo de las sublimes...

Leer más: La infidelidad tiene razones, es más que el simple capricho de los hombres ("Seguiré viviendo" 67a)

¡Soy chofer... y qué! (Final)

Ir a: ¡Soy chofer... y qué! (4) Con esta entrega llegamos al final de esta novela corta, basada en hechos reales que vivió o escuchó el escritor. HOY CONMIGO ES  PA’LANTE, ¡OYO! Llegué al paradero de los buses igual que todos los días, vi a don Hermógenes pero, igual que siempre, no lo saludé, me limitaba a entregarle cotidianamente el dinero de los promedios que me correspondía, pero nada más...

Leer más: ¡Soy chofer... y qué! (Final)