¡Soy chofer y qué! (3)

Ir a: ¡Soy chofer y qué! (2) LA CAGUE, COMPADRE CARLOS…  Nunca tomo demasiado, es más, casi nunca bebo; el bus que manejo es la base de mi sustento, no sé hacer nada mas, y el de mi mujer y mis hijos que son lo más importante de mi vida. Contra todo lo que muchos creen, los choferes también tenemos alma y sentimientos; llevo nueve años casado y felizmente casado, mi mujer es una verraquera de mujer, y mis hijos una berriondera de chinos; los compañeros de trabajo me dicen que la vieja me tiene montado, pero, ¿montado de qué?, cuando uno se siente bien con su hembra legítima, no hay montadera de nada, nos entendemos y nos queremos y...

Leer más: ¡Soy chofer y qué! (3)

Cartas a una amante

Las primeras impresiones* Mayo 20  Paolita: Hoy ha vuelto a encontrarse mi mirada con el motivo de mis últimos desvelos. Confinado a la única mesa libre que encontré en la fonda, calmé contigo mi impaciencia, entretenido en tu ir y venir, en el ágil desplazamiento de tu cuerpo, de la mesa al mostrador, en cadencioso movimiento.  ¡Qué delicioso y  lúbrico ejercicio! Gracias a ti la aborrecida espera, se...

Leer más: Cartas a una amante

El triunfo de la medicina (“Seguiré viviendo” 62a. entrega)

Ir a: Los dogmas, el placer y el sexo (“Seguiré viviendo” 61a. entrega) Llegué a la clínica por primera vez tras un vómito de sangre que sin tratarse hubiera podido adelantar mi muerte. Tiempo después, volví para quedarme. Todos repetimos una mentira que nunca nos creímos: que volvería a la casa. No es que mi estancia en el hospital, en contra de lo razonable se prolongue; la que se prolonga es mi estancia en este...

Leer más: El triunfo de la medicina (“Seguiré viviendo” 62a. entrega)

Los dogmas, el placer y el sexo (“Seguiré viviendo” 61a. entrega)

Ir a: Un deterioro imperceptible (“Seguiré viviendo” 60a. entrega) «¿Todo lo que huele a sexo ha de ser pecaminoso?», le preguntaba José a Javier, admirado de las cohibiciones preconizadas por la Iglesia. Y la repuesta después de una larga argumentación siguió siendo la misma: «El sexo es puro dentro del matrimonio, solamente por amor y nunca por deseo». Para José, acérrimo defensor de las...

Leer más: Los dogmas, el placer y el sexo (“Seguiré viviendo” 61a. entrega)

¡Soy chofer y qué! (2)

Ir a: ¡Soy chofer... y qué! A SU COMPADRE LO QUIEREN BAJAR Yo venía de regreso de la capital completando un recorrido cuando quedé atrapado por un trancón, ahí adelante, cerquita, en la curva de San Martín de Porres. Como no se movían los carros en ninguna de las dos direcciones de la carretera con dos únicos carriles, envié a mi ayudante para que averiguara la causa del bloqueo, a la fija un accidente- pensé-...

Leer más: ¡Soy chofer y qué! (2)

Un deterioro imperceptible (“Seguiré viviendo” 60a. entrega)

Ir a: Todo es relativo, todo es cuestionable (“Seguiré viviendo” 59a. entrega) La tarde se había ido tratando de calmar un dolor que no cedía con nada. Desperté en la noche más sereno. Adela, la enfermera, me hizo un relato pormenorizado de los medicamentos que tuvieron que aplicarme. «De paso lo durmieron», me dijo, resaltando el doble efecto de los potentes analgésicos: hipnótico y calmante. Me preguntó...

Leer más: Un deterioro imperceptible (“Seguiré viviendo” 60a. entrega)

Todo es relativo, todo es cuestionable (“Seguiré viviendo” 59a. entrega)

Ir a: La virtud y la belleza (“Seguiré viviendo” 58a. entrega) Eleonora encontró a través de la lectura de las obras de su padre un perfil desconocido. Se dio cuenta de que todo estaba al alcance de su crítica, de que detestaba los pedestales y era desmitificador e iconoclasta. Le parecía un hombre en plena rebeldía, un contradictor perenne de las normas. Era diferente al ser sumiso que se veía en familia. No era lo mismo...

Leer más: Todo es relativo, todo es cuestionable (“Seguiré viviendo” 59a. entrega)

¡Soy chofer... y qué!

 "Los hechos narrados están basados en un hecho real. El accidente ocurrió tal como está consignado en la novela y los personajes están sacados de la realidad. Están cambiados los nombres y uno que otro detalle son fruto de la imaginación del escritor" MUCHO GUSTO (A manera de prólogo)  En muchos fines de semana dediqué horas diurnas y nocturnas a jugar tejo, tomar cerveza y trago y conversar con...

Leer más: ¡Soy chofer... y qué!

Los hinchas del santo padre (4)

Llegada de las Hermanas de la Pasión de Nuestra Señora al pueblo y los acontecimientos que desencadenaron. Cobro de los diezmos y primicias por cuenta del santo padre y el inicio del tesoro de la iglesia con la marca del hierro personal del sacerdote en las ancas de los animales. Ir a: Los hinchas del Santo Padre (3) En los meses que siguieron  por cada afrenta contra las propiedades de don Frutos  ocurría uno en contra de  los bienes de la...

Leer más: Los hinchas del santo padre (4)