Educar no es formar. ¿Es la enseñanza un proceso en bancarrota? (“Seguiré viviendo” 49a. entrega)

Ir a: Nunca se pierde la esperanza (“Seguiré viviendo” 48a. entrega) Las palabras del profesor Grisales lo hicieron consciente de sus promesas incumplidas: –Decidí no aguardar más tu visita. Si lo hago no me hubiera jubilado. Había dicho José que volvería cuando dejó el colegio, que no se alejaría de la universidad que lo formó, que  regresaría a la empresa que le brindó el primer trabajo. Jamás lo hizo. Apenas habían sido expresiones de emotividad guiadas por la nostalgia de la separación. En cada sitio quedaban amistades maravillosos y miles de recuerdos. En cada despedida existía el deseo sincero...

Leer más: Educar no es formar. ¿Es la enseñanza un proceso en bancarrota? (“Seguiré viviendo” 49a. entrega)

Nunca se pierde la esperanza (“Seguiré viviendo” 48a. entrega)

Ir a: Un pensamiento lleno de contrastes (“Seguiré viviendo” 47a. entrega) El doctor tomó el informe y me dijo que le encontraba inconsistencias. Que iba a pedir un nuevo dictamen de las muestras porque a su parecer me habían alarmado innecesariamente.  –¿Y los síntomas? –insistí yo. –Son producto de sus malos hábitos. Cambiando la dieta sentirá la mejoría. Y en efecto, al...

Leer más: Nunca se pierde la esperanza (“Seguiré viviendo” 48a. entrega)

Los hinchas del Santo Padre (3)

Ir a: Los hinchas del Santo Padre (2) La guerra de poder entre el cura y don Fructuoso sigue pero, una de tantas guerras civiles del siglo XIX lo alejan de Quente. Durante su ausencia aumentan las desgracias de los liberales y el poder de José María Querubín y las beatas. La llegada de las primeras monjitas agrega un detalle que pudo ser amable. Las santas, sin hijos reales, consideraban sus vástagos espirituales a los conservadores de Quente, sin...

Leer más: Los hinchas del Santo Padre (3)

Un pensamiento lleno de contrastes (“Seguiré viviendo” 47a. entrega)

Lo mejor, la infancia (“Seguiré viviendo” 46a. entrega) La enfermera estaba encantada con las confidencias que el paciente le contaba. No era para menos. Lo había imaginado distante y quisquilloso cuando se lo confió la jefe de la noche. Los pergaminos con que lo presentaron le provocó la misma desazón que le causaron otros «ilustres» que debió atender, insatisfechos a morir e inconformes por costumbre. Pero José...

Leer más: Un pensamiento lleno de contrastes (“Seguiré viviendo” 47a. entrega)

El Mago, Prosa Oscura (Final)

Ir a El Mago (4ta entrega) 18.- La tromba de viento corre rauda por la llanura, saeta oscura de frígida presencia que a gritos y estertores de furia incontenible se acerca a ese su objetivo que es la mágica y resplandeciente puerta. La hechicera lo mira todo desde su balcón, encadenada de frio y de tristeza, revuelta en el dolor de sus ilusiones perdidas y a la vista de aquellas que contra toda esperanza  están prestas a morir defendiendo el...

Leer más: El Mago, Prosa Oscura (Final)

Lo mejor, la infancia (“Seguiré viviendo” 46a. entrega)

La caja gris de las amantes (“Seguiré viviendo” 45a. entrega) La prudencia es la característica común de mis visitas. En su conversación suelen proceder con mucho tacto. Pero esta vez, sin el menor reparo, mi interlocutor  me acribilló con una interpelación por completo inesperada: –Como dicen que ya estás para morirte, debes saberlo todo. ¡No te mueras sin contarme que es lo más sabroso de esta...

Leer más: Lo mejor, la infancia (“Seguiré viviendo” 46a. entrega)

El Mago (4ta entrega)

Ir a 3era entrega 14.- Mago de la Mentira... ¡triste se hace tu ilusorio triunfo! Tu no sabes lo que es Triunfar. Triunfar es tener la dignidad de haber dado lo mejor de uno mismo más allá de los frívolos y calculadores resultados. Triunfar es pasar por esta vida aprendiendo, creciendo, madurando para ser mejores y dejar, en quienes nos recuerden, una enseñanza y una sonrisa cada vez que le acariciemos los pensamientos. Triunfar es...

Leer más: El Mago (4ta entrega)

La caja gris de las amantes (“Seguiré viviendo” 45a. entrega)

Irma y el conocimiento del amor (“Seguiré viviendo” 44a. entrega) Cuando José dio por descartada toda esperanza de vida, volvió sus ojos al pasado y terminó hurgando entre archivos empolvados en un ejercicio que se volvió rutina. «Siempre hay algo íntimo cuya huella debe borrar un moribundo», les decía con humor a quienes lo descubrían en esos quehaceres. Pero la verdad, eran ínfimos los testimonios...

Leer más: La caja gris de las amantes (“Seguiré viviendo” 45a. entrega)

Los hinchas del Santo Padre (2)

Ir a: Los hinchas del santo padre (1) Continuación de la novela... Por capricho trasladé el realismo mágico del Mar Caribe a las hermosas llanuras de los Llanos Orientales de Colombia. No todos en el poblado sufrieron con la misma intensidad la impresión de la llegada del padre Querubín con su estampa arcangélica y su aura dorada celestial. Fructuoso Hernández permaneció pensativo, acostado en el lecho de medio lado, apoyando...

Leer más: Los hinchas del Santo Padre (2)