Fustigar al poder y defender la autoridad, también es necesario (“Seguiré viviendo” 41a. entrega)

¿Terminé amando la vida? (“Seguiré viviendo” 40a. entrega) José reconocía su conflicto con el poder, aunque con prudencia y diplomacia manejaba las relaciones con los poderosos. Sus escritos sin atacar personalmente a nadie, embestían en forma general contra la jerarquía. Pero no eran anárquicos, por el contrario, privilegiaban el orden sobre el caos. Eran una crítica pertinente contra los excesos o la desidia de la autoridad. Enjuiciaba la dominación de los ignorantes apoyados en la fuerza y el confinamiento de la inteligencia en el manejo del Estado, pues aducía que «son más brutos que sabios los que nos gobiernan»; y...

Leer más: Fustigar al poder y defender la autoridad, también es necesario (“Seguiré viviendo” 41a. entrega)

¿Terminé amando la vida? (“Seguiré viviendo” 40a. entrega)

El mundo por descubrir no es el soñado (“Seguiré viviendo” 39a. entrega) Si todo estaba siendo objeto de mi análisis, no estaba de más que juzgara mi culpa en la enfermedad que me llevaría a la muerte. Inobjetable era mi falta, había abandonado por años los controles. ¿Pero acaso no tenía motivo para hacerlo cuando tantas biopsias benignas me habían tranquilizado? Tarde vine a saber que la...

Leer más: ¿Terminé amando la vida? (“Seguiré viviendo” 40a. entrega)

Sin corazón (En el amor. Capítulo 3)

En el amor (Capítulo 2) En casa de Simon – Viernes por la noche Lex bajó del taxi justo frente a la casa de Simon, en la segunda planta las luces estaban apagadas, pero Wisin y Yandel a todo volumen delataban la fiesta, acomodó su camiseta café y sus zapatos beige, entró y subió al segundo piso, afuera no había mucha gente que lo reconociera. -          ¡¡Alex!...

Leer más: Sin corazón (En el amor. Capítulo 3)

El mundo por descubrir no es el soñado (“Seguiré viviendo” 39a. entrega)

Mujer, sexo y ternura (“Seguiré viviendo” 38a. entrega) Cuando dolor y el agotamiento progresivos hicieron sentir a José enfermo de verdad, todas sus actividades decayeron, y muchas desaparecieron para siempre. Su fortaleza física, conservada por el esfuerzo admirable de su voluntad, se derrumbó. Consciente de su debilidad optó por no salir del edificio. Y para compensar su encierro, puso al frente del ventanal de su alcoba una mullida...

Leer más: El mundo por descubrir no es el soñado (“Seguiré viviendo” 39a. entrega)

La vida que escogimos (En el amor. Capítulo 2)

El segundo capítulo se llama "La vida que escogimos" ó originalmente "The life we picked" se centra más en el personaje de Lex y nos muestra una pizca de el pasado.En el amor (Capítulo 1) En casa de Juancho Un golpe en la puerta -          Juancho!!! Dos golpes en la puerta -          Jairo!!! Tres golpes en la puerta...

Leer más: La vida que escogimos (En el amor. Capítulo 2)

Mujer, sexo y ternura (“Seguiré viviendo” 38a. entrega)

  El demonio es el hombre (“Seguiré viviendo” 37a. entrega)Joaquín ha sido otra voz en mi conciencia. La que aminoró los obstáculos a la fogosidad de mis instintos; la voz que estimulaba mi arrojo y echaba por la borda la templanza. Es un buen hombre; honesto, amable, muy libidinoso y poco refinado; y no porque le hubiera faltado formación, sino porque le sobró, al decir de sus palabras.   «Era –dice– la reacción a una instrucción insoportable, a una etiqueta y a unas maneras que...

Leer más: Mujer, sexo y ternura (“Seguiré viviendo” 38a. entrega)

En el amor...

Pues el título original es Crushed (algo así como enamoramiento) se preguntaran por que está en inglés, no, no es un plagio, es solo un gusto que me doy al titular, además, suena mejor en inglés... Bueno, soy más un escritor de monólogos, de hecho, paso mi día haciendo monólogos en mi cabeza sobre lo que me sucede... a veces pierdo tiempo en eso, en fin, es mi primer intento de novela, es algo superficial y no muy.....

Leer más: En el amor...

El demonio es el hombre (“Seguiré viviendo” 37a. entrega)

Mi superyo onírico (“Seguiré viviendo” 36a. entrega) A diferencia de todas las enfermeras de la clínica, Aminta sí disponía de todo el tiempo para escuchar y de no poco para hablar. Era su oficio. Eleonora le pagaba el turno para acompañar a su padre las noches en que más decaído lo veía. Con Irma, José no necesitaba hablar, que no sobraba, pero su dicha mayor era admirar su figura menuda, seductora y...

Leer más: El demonio es el hombre (“Seguiré viviendo” 37a. entrega)

Mi superyo onírico (“Seguiré viviendo” 36a. entrega)

El doloroso mundo de las calles (“Seguiré viviendo” 35a. entrega) Mi vista no pudo resistir Venus tan exquisita. Mi mirada se deslizaba turbada desde su talle hasta sus glúteos adorables. Ceñidos por un pantalón blanco que dejaba traslucir la seductora tanga, me habían quitado todo interés en el sermón del párroco. Había comenzado viéndolos de reojo y había terminado mirándolos con descaro...

Leer más: Mi superyo onírico (“Seguiré viviendo” 36a. entrega)