El doloroso mundo de las calles (“Seguiré viviendo” 35a. entrega)

Nunca sojuzgado (“Seguiré viviendo” 34a. entrega) El taxi había sido siempre para José la alternativa al automóvil, pero un día sintió el deseo de explorar el caos que lo había ahuyentado de montar en bus. Se había propuesto conocer en lo poco que de vida le quedaba, cuanto había desdeñado en sus largos años de existencia. Subió al vehículo totalmente despistado. Ignorando del valor del pasaje, armó una congestión al paso por la registradora cuando intentó pagar con el billete de mayor cuantía. El conductor se lo devolvió con un regaño. Juntando monedas pagó lo que...

Leer más: El doloroso mundo de las calles (“Seguiré viviendo” 35a. entrega)

Nunca sojuzgado (“Seguiré viviendo” 34a. entrega)

Feminismo absurdo y feminismo razonable (“Seguiré viviendo” 33a. entrega) La bondad y la libertad fueron mi escala para juzgar. Confrontaba con ellas desde gobiernos hasta religiones, desde normas hasta obras literarias. Todo lo podía poner bajo su lupa. Bajo esa perspectiva escribí un artículo que controvertía las relaciones entre las empresas y sus empleados, y que recriminaba la exclusiva consagración de la vida a las...

Leer más: Nunca sojuzgado (“Seguiré viviendo” 34a. entrega)

Feminismo absurdo y feminismo razonable (“Seguiré viviendo” 33a. entrega)

El estoicismo (“Seguiré viviendo” 32a. entrega) Decían de Eleonora que ella era una copia de su padre y que tan sólo se sometía a su propio pensamiento. Aunque encantaba, a la hora de una relación los hombres le temían a su independencia y a su personalidad arrolladora. José sabía que tenía responsabilidad en ello. Desde el colegio había descubierto en su hija posiciones críticas y alguna...

Leer más: Feminismo absurdo y feminismo razonable (“Seguiré viviendo” 33a. entrega)

Entender el amor (Fragmento)

No sé si soy un insensato cuando me dejo asaltar por estos pensamientos. Te amo y pienso en ti como la amante eterna, pienso que nuestro afecto se burlará del tiempo y la distancia, porque fenecerá primero lo infinito. Sin embargo cuando mi razón pone al amor bajo la lupa, tal vez por el influjo de pasadas experiencias o porque lo reflejan las parejas que conozco, surgen consideraciones como ésta: El amor es más lo que soñamos...

Leer más: Entender el amor (Fragmento)

El estoicismo (“Seguiré viviendo” 32a. entrega)

Conflictos entre la razón y las creencias (“Seguiré viviendo” 31a. entrega) Para hablar de mujeres y lujuria Joaquín es el perfecto; Javier para tratar las cosas trascendentes; Alicia y Piedad para desnudar el alma; Claudia y Pilar para sentir el placer de las caricias; y Elisa, claro, para tranzar agravios. Tantos temperamentos tan disímiles, tantos pareceres tan opuestos, y todos, salvo uno, engranados por un positivo sentimiento. Aunque...

Leer más: El estoicismo (“Seguiré viviendo” 32a. entrega)

Conflictos entre la razón y las creencias (“Seguiré viviendo” 31a. entrega)

Un juicio en mi inconsciente (“Seguiré viviendo” 30a. entrega) Reconocido como noble y bondadoso, José también era severo; visto como reflexivo y sereno, también era impulsivo. Enjuiciaba las normas, pero las cumplía. Era un crítico mas no un antisocial. Caía bien, a tal punto que la ampolla que levantaba su escritura, se desvanecía cuando los contradictores trataban al autor. A veces porque la exposición de sus...

Leer más: Conflictos entre la razón y las creencias (“Seguiré viviendo” 31a. entrega)

Un juicio en mi inconsciente (“Seguiré viviendo” 30a. entrega)

Ideario del moribundo, sus sentencias (“Seguiré viviendo” 29a. entrega) No alcanzaba a comprender como había llegado a aquél paraje. Era amplio y pleno de luz, pero brumoso. Parecía campestre, ocupado por poltronas blancas y mullidas. Aunque próximas a mi vista, debía esforzarme para saber si estaban ocupadas. Cuando casi tenía la certeza de que estaban vacías, la última mirada me convenció de todo lo...

Leer más: Un juicio en mi inconsciente (“Seguiré viviendo” 30a. entrega)

Ideario del moribundo, sus sentencias (“Seguiré viviendo” 29a. entrega)

Mariana (“Seguiré viviendo” 28a. entrega) Eleonora iba apenas por unos pijamas para llevárselas a José, pero se tropezó con tanto desorden en la habitación, que decidió primero organizarlo. Así había quedado el cuarto cuando tuvieron que salir con celeridad para la clínica. Había ropa arrugada y sin doblar sobre la cama, un par de camisas en la silla, y sobre ellas un par de corbatas y una bata. Las pantuflas...

Leer más: Ideario del moribundo, sus sentencias (“Seguiré viviendo” 29a. entrega)

Mariana (“Seguiré viviendo” 28a. entrega)

Inevitablemente el hombre es religioso (“Seguiré viviendo” 27a. entrega) Aunque había varias personas en la habitación, no sentía deseos de entablar conversación con nadie. Estaba adolorido a pesar de los calmantes y aún me sentía atontado por los anestésicos. Conservaba un vago recuerdo de una cara oculta tras el tapabocas. «Todo salió bien», me había dicho, si bien no estaba seguro de que fuera...

Leer más: Mariana (“Seguiré viviendo” 28a. entrega)