Con la enfermedad la crítica se volvió indulgente ("Seguiré viviendo" Entrega 79)

Ir a: El Más Allá ("Seguiré viviendo" 78a. entrega) Mientras que los cambios físicos de José eran casi impalpables para Alicia que visitaba a José constantemente, para Piedad que con menos frecuencia lo veía, eran conmovedores. De cualquier manera para ambas la pérdida del aliento de su amigo era ostensible, y se reflejaba en su voz tenue y sus jadeos, y en los silencios que distanciaban sus palabras, que finalmente se advertían a través de la línea telefónica que había llevado por meses una voz vigorosa que no parecía salida de un cuerpo tan enfermo.  Hablando con Piedad, José reconoció que su...

Leer más: Con la enfermedad la crítica se volvió indulgente ("Seguiré viviendo" Entrega 79)

Fe, corazón y alegría (7)

Ir a: Fe, corazón y alegría (6) Reyes y bufones Fe, Corazón y Alegría. Ese era el significado de las iniciales grabadas en el arillo dorado que sujetaba las cerdas del pincel. Cuando Carlitos pintaba, parecían más refulgentes que nunca. Se sentía inspirado por una de las historias que acababa de leer en uno de los libros de cuentos del abuelo. Estaba recreando una corte real. Las mujeres llevaban escotados y largos vestidos con...

Leer más: Fe, corazón y alegría (7)

Fe, corazón y alegría (6)

Ir a: Fe, corazón y alegría (5) La decisión de Papá Finalmente, después de tantas conferencias telefónicas en las que discutían el asunto una y otra vez, Miguel pidió vacaciones, decidido a reunirse con su familia para solucionar de tajo el problema. Para él, ellos eran importantes, pero igual era vital tener un buen empleo. Estudió la mitad de su vida con el sueño de pertenecer a una gran empresa, cosa que...

Leer más: Fe, corazón y alegría (6)

El Más Allá ("Seguiré viviendo" 78a. entrega)

Ir a: La homosexualidad ("Seguiré viviendo" 77a. entrega) Esta vez enfundados en sus impecables túnicas los seres revelaban con perfección la nitidez de sus facciones. No eran como otras veces figuras difusas emergidas de la bruma. La niebla estaba ausente y como en un día soleado todo lucía impecable y luminoso. El ambiente daba a los mantos una tonalidad azul, clara y tranquila. Enfundado en uno de aquellos hábitos descubrí...

Leer más: El Más Allá ("Seguiré viviendo" 78a. entrega)

Cartas a una amante (15)

Ir a: Cartas a una amante (14)¿El enamorado ama? No conoce, quien ama, el egoísmo, y es generoso en comprensión, perdón y tolerancia. El objeto de su afecto lo  protege y no piensa jamás en destruirlo. El enamoramiento, en cambio, es egoísta, busca siempre retribución a su cariño, anhela poseer, nunca compartir al ser amado. En el enamoramiento odio y destrucción están latentes, el sentimiento es fugaz, exclusivo y...

Leer más: Cartas a una amante (15)

Fe, corazón y alegría (5)

Ir a: Fe, corazón y alegría (4) La batalla campal Cuando estuvo en su recámara, acomodó en la mesa las pinturas y el cuaderno. Abrió la cajita metálica y sacó el pincel. Mientras más lo miraba, más le gustaba y eran mayores los deseos de comenzar a pintar. Pero... ¿qué pintaría ahora? Miró a través de la ventana, observó las gotas de lluvia resbalar por el cristal. Pensó en...

Leer más: Fe, corazón y alegría (5)

La homosexualidad ("Seguiré viviendo" 77a. entrega)

Ir a: Federico Castañeda ("Seguiré viviendo" 76a. entrega) La homosexualidad fue para José un tema más bien frívolo, por lo que pocas veces fue un motivo para tratarlo en sus columnas. El blanco de sus críticas fue el proceder humano, y en este caso el individuo no era culpable sino víctima de su condición. Sin embargo, algún día, el despliegue sobre el matrimonio entre homosexuales le hizo tomar partido....

Leer más: La homosexualidad ("Seguiré viviendo" 77a. entrega)

Fe, corazón y alegría (4)

Ir a: Fe, corazón y alegría (3) Días difíciles Los días siguientes al incidente del pincel y los dibujos vivientes, fueron muy complicados. Alma estaba excesivamente presionada por el trabajo que significaba poner la hacienda en orden, además de que, al revisar las libretas, descubrió que, prácticamente no había dejado utilidades  la cosecha. La hacienda se sostuvo hasta entonces, gracias a las cuentas personales de...

Leer más: Fe, corazón y alegría (4)

Cartas a una amante (14)

Ir a: Cartas a una amante (13) Que mis palabras no las borre el viento Nada que quiera el hombre repudiar lo pone por escrito. El compromiso fugaz se deja a las palabras con el ánimo de que las borre el viento. Han perdido las palabras su majestad y su decoro, salvo cuando atrapadas por la pluma sirven para rubricar el pensamiento. La palabra escrita es historia, es juramento, es prueba. Es la manifestación de quien con seguridad se expresa, de quien honra un...

Leer más: Cartas a una amante (14)