COLECCIONISTAS DE MONAS

 

En mis años de infancia y juventud éramos aficionados a llenar álbumes de lo que fuera: futbol, animales, luchadores, carros, aviones, reinas, etc. Recuerdo eso ahora que esta de moda el álbum del mundial de Moscú editado por Panini y que causa furor entre los aficionados a este deporte y los coleccionistas de lo que sea.

En aquellos tiempos las monas (así llamábamos a las figuritas), caramelos o figuras venían en dulces (de aquí el nombre de caramelos), chocolatinas o sobres y una diversión de muchachos era intercambiar las repetidas; ahora hay personas dedicadas a ganar el sustento diario vendiendo las difíciles, que pueden alcanzar un alto valor o cambiándolas pero encimando dinero.

Un álbum que ha sobrevivido al tiempo es el de chocolatinas Jet. Ahora aparece en un bello formato con la foto de lo que se debe pegar pero no quita el interés y lo digo porque yo llene varios álbumes y ahora lo sigo haciendo con mis hijos y, próximamente, con mi nieta. Hay Jet de Historia Natural, Dinosaurios, Naturaleza, etc. Por supuesto que esto no lo hace la Compañía Nacional de chocolates para mejorar la cultura sino para aumentar las ventas.

Recuerdo varias colecciones que ya desaparecieron porque no son atractivas comercialmente: los ciclistas de la vuelta a Colombia, Luchadores, Tarzán y algunas relacionadas con películas como Los diez mandamientos. Recuerdo que el poco dinero que nos daban para las onces era invertido en adquirir las monas que estaban de moda, sin importar el tema, era una adicción normal e inocente en una época donde no existían los entretenimientos electrónicos.

De estos ya hablaré en su momento y de los juegos de mi infancia, muy diferentes a lo que tienen los niños y jóvenes actuales que no se explican como pudimos sobrevivir sin una diversión como las actuales pero, puedo asegurarles que es posible que fuéramos más felices porque teníamos mayor comunicación y socialización. Bienvenido todo lo que permite unir a las personas.

Edgar Tarazona Angel

Comentar