Los hermanos no se aman

LOS JUDIOS Y LOS MUSULMANES han sido y seguirán siendo tema eterno. Las raíces del conflicto se olvidan y, a pesar de lo trillado del tema, yo quiero exponer otro punto de vista, uno que siempre se olvida y es que estos dos protagonistas del conflicto son hermanos.

No quiero dar citas textuales de la [[Biblia]] porque no soy predicador ni pretendo serlo. Me rijo por los datos conservados en la memoria y que desde niño me dejaron marcado (Ver "Dios y Yo"). Resulta que según el relato bíblico el Patriarca Abraham, de bastantes años, y su mujer Sara (también ella casi fuera de servicio), después de incontables años de matrimonio no tenían hijos. Sara permitió que su amado esposo tuviera relaciones con una esclava egipcia de nombre Agar (de ahí el nombre de agarenos que se da a los árabes), de esta relación nació Ismael, el padre de la gran nación árabe.

Como suele ocurrir con las amantes de todos los tiempos, cuando esta dio a luz su hijito del patrón, comenzó a tomarse libertades y prerrogativas, entonces Sara recibió la visita de un enviado del Señor en sueños (eso dice el libro y su marido le creyó) que le anunció su próximo embarazo. Sara parió (término bíblico que a mi me prohibían cuando niño) a Isaac. Durante la infancia de los dos niños el mayor (padre de la gran nación árabe) le hacia la vida imposible a su hermanito menor Isaac (padre de la gran nación judía).

Aclaro, en las dos grandes religiones el gran Padre es Abraham, reconocido desde siempre.

Por derecha Agar con su pequeño Ismael salieron despedidos. Por supuesto, la Biblia no lo dice pero se debe adivinar el resentimiento de ambos. Los derechos de progenitura pasaban del padre al mayor de los hijos; en este caso no porque Ismael (ismaelitas es otro nombre que se adjudica a los musulmanes) era hijo de una esclava (léase bien: ESCLAVA, de manera que la igualdad que predican las religiones me deja extrañas dudas.

Por supuesto, los agarenos o ismaelitas hicieron tolda aparte y su historia se aparta de la historia judía, aparentemente, pero sus descendientes aparecen en cada capítulo en las mil y una guerras de los judíos contra todos los vecinos (descendientes de Abraham).

El cuento no termina ahí. Llegamos al nuevo testamento y saltamos a otro paisaje geográfico donde hacia el siglo VI nace el Profeta [[Mahoma]] (de ahí el nombre de mahometanos) y el asunto se agrava; comienza a formarse la gran nación árabe que invade toda la costa norte de África y llega hasta España. Los judíos han pasado, aparentemente, al olvido. Un judío ha sentado las bases de una de las grandes religiones: el [[cristianismo]] y la [[Iglesia Católica]] se siente en el derecho de reconquistar los Lugares Santos y nace una aberración histórica denominada [[Las Cruzadas]]...

Bueno, me pasa lo del chofer distraído, cojo impulso, miro a donde no debo y me salgo de la carretera, perdón, del tema.

Y los judíos ¿Qué? Calladitos, como quien no quiere la cosa, van forjando un poder económico que se infiltra en todas las cortes europeas y, en algún momento en mayor o menor grado, las monarquías y la aristocracia del viejo mundo están endeudadas hasta los tuétanos con los judíos.

Que caramba, comencé  con una vaina y terminé con otra... les dejo por ahí y en otra ocasión les cuento mas cosas de las que he ido acumulando a lo largo de muchos años y demasiados libros (que jamás serán demasiados)

Conclusión: Los judíos de todo el mundo y los musulmanes de todo el mundo son hermanos por parte de padre y esa guerra de nunca acabar no deja de tener sus raíces atávicas que se pierden en la niebla de la historia.

Comentar