LOS MAMARRACHOS ARTÍSTICOS

A lo largo de la historia del Arte muchas obras, de diferentes géneros y escuelas artísticas, han sido calificadas como mamarrachos, garabatos, adefesios y cosas peores. En cada etapa histórica algún artista ha sido descalificado de creador o innovador por la sencilla razón de hacer las cosas de manera diferente y, para no salirme del tema y devolver demasiado la máquina del tiempo, nombro a Pablo Picasso, muy cercano a todo el mundo y conocido por todos sean conocedores del arte o simples ciudadanos que, de vez en cuando escuchan su nombre. Pues bien, hoy, en pleno siglo XXI varias décadas después de su muerte física, no artística, los ignorantes del Arte denigran de su obra monumental a pesar de que fue escogido por los entendidos como el mayor artista pictórico del siglo XX.

Cuando los impresionistas en su momento partieron en dos la historia de la pintura fueron denigrados como Fauves, fieras asesinas del Arte y, esta vez, hasta los críticos y marchantes se unieron a las voces de protesta porque, decían, eso no era arte… ¿por qué?  Porque rompían los esquemas tradicionales. De ese momento es el gran Vincent Van Gogh quien jamás vendió un cuadro en vida debido a que sus contemporáneos no comprendieron sus manchones, mamarrachos y pinceladas de locura y, por esas ironías de la vida, es uno de los pintores más caros de la historia y sus cuadros alcanzan precios astronómicos.

Los cubistas, puntillistas, suprematistas, abstraccionistas y representantes de otras corrientes han enriquecido las artes plásticas con sus trazos, rayones, garabatos y cosas ‘feas’ que siempre desagradan a los ignorantes del Arte que juzgan una obra con desconocimiento de las reglas mínimas de crítica pictórica y se permiten burlas desde su estupidez sobre el estilo del artista.

Para información de algunas personas, muy pocas en realidad, tengo tres blog con mis dibujos y cuadros con millares de visitas muy bien recibidos y comentados, lo mismo que grupos en facebook pero, como en todo lo relacionado con seres humanos no hay unanimidad de criterios. Agradezco al 90% de visitantes que se han sentido atraídos  o impresionados en alguna forma por mis pequeñas obras y sugiero a los ignorantes, envidiosos y resentidos que se guarden sus comentarios venenosos y busquen en los libros artísticos respuestas a lo que creen que es el arte porque su mente obnubilada solo puede juzgar con parámetros tan pobres como bonito o feo.

Una obra, por mínima que sea, no puede catalogarse como ARTE porque a una o mil personas les guste o no les guste. El ARTE no es democrático y una manifestación artística del género que sea, no deja de serlo porque una gran mayoría dice que no le gusta o le parece horrible o, en el mejor de los casos un mamarracho. Si el arte se definiera por votación popular todos los reguetoneros resultarían mejores músicos que Beethoven por abrumadora mayoría de votos.

Comentar