OTRO ABUSO ES APROXIMADAMENTE

Recuerdo mi época de estudiante cuando escucho la palabra aproximado o aproximadamente; siempre se utilizaba,en casos de grandes cantidades o cuando la parte decimal  tenía tendencia al infinito como es el caso de Pi que se corta en 3,1416 aprox. (por no escribir la palabra completa la usaré en todo el artículo) por 3,14151692… hasta infinito. También se usa cuando hay dudas sobre una cantidad, como en el caso de un desastre: hasta el momento hay aproximadamente 1458 muertos; porque se desconoce el número exacto y ese es el dato supuesto. También cuando se habla de cantidades que pueden variar, como la población de un país o la producción industrial: este año la producción automotriz será aprox. de 120000 vehículos, o Ecuador tiene aprox. 15 millones de habitantes.

Pero este término no cabe en preguntas como las que escuché en estos días a causa del terremoto en Ecuador: ¿Cuántas personas aprox. vivían con usted? En este caso se quita el aprox. y queda bien hecha la pregunta. Es imposible que la persona interrogada no sepa con exactitud cuentas personas convivian con ella. Cuantos hijos tiene usted apro? Qué bobo, uno sabe cuantos hijos tiene, a no ser Diomedes Diaz y la pregunta es capciosa.  Hay otros casos como: en este accidente que ustedes están viendo se estrellaron aprox. tres carros. O, el supuesto asesino es acusado de matar aprox. siete personas. No puedo entender este aproximado, aprox. tres carros significaría que se estrellaron dos carros o dos y medio, que trabajo cuesta decir tres y punto y el asesino mató siete personas no seis y tres cuartos.

Donde más se escuchan están palabras, que me han dado tema de opinar, es en los noticieros de TV. Me da risa ver y escuchar: “estoy aquí con aproximadamente cuatro personas que son testigos de los hechos…” no me crean tan pendejo, ¿es que no le enseñaron a contar hasta cuatro que debe usar el aprox.? Qué pena con mis amigos periodistas serios, como Evgeny Zhukov director de esta página, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de referirme a unos errores tan simples pero que calan en la gente y presionan el uso indebido de algunas palabras.

Comentar