Acerca de la riqueza

Más rico que el oro reluciente,

más que la mirra o el ámbar balsámico,

más grande que alcázar panorámico

que al sol probara su faz ardiente;

 

así esta obra exhibe el continente,

cual un imperio mesopotámico

o un prócer reducto de lo islámico

que en Granada se hallase presente.

 

¡Qué vigorosos sus fundamentos

y los batientes firmes de otrora!

Más pingües son sus emonumentos

que el caudal que un rentista atesora.

 

Y su poder blande monumentos

nunca edificados a deshora

de quien se registra entre avarientos

y sólo lo cultural devora.

Comentar