ADIOS LABIOS DE HIEL

 

No quiero saber más de tu boca,

 Esa boca que tanto amor me dio

Esos dientes que mordieron mis horas

Y maltrataron mis emociones

No los quiero nunca jamás.

Muchas horas de amor que compartimos

Se fueron al demonio por tus celos.

Esas vanas caricias al final

Se convirtieron en témpanos de hielo

Y las nubes de algodón

Donde flotábamos

En el sopor del medio día

Exhaustos de placer y satisfechos

Ya no son más que cenizas.

No me digas palabras mentirosas

Ni jures que todo cambiará

Eres falsa como risa de hiena,

Doble como el traidor de Judas

Y te mando al olvido sin un adiós.

Ya no caben las palabras

Deseando felicidad  y éxitos futuros,

No digas nada que yo no diré nada.

 Da la vuelta y sigue tu camino

Como si yo no existiera

Que lo mismo haré yo…

Ya no hay ni tristeza,

Se agotaron las emociones… todas

Y en esta despedida sin retorno.

El silencio es el adiós.

 

 

Comentar