Asesinato


Y la luna, conmovida por el pesar,
Se oculta tras las nubes,
Y la oscuridad, lo envuelve todo,
Con un manto que nada deja pasar.

Y yo, también conmovido,
Por la escena que acabé de presenciar,
Escribo estas líneas
Para que nadie las pueda olvidar.

Recordemos que cuando asesinamos,
A nuestro hermano la vida cegamos.
No importa si es de otro color,
Sino profesa lo mismo que nosotros profesamos.

Todos hijos somos de un mismo padre.
Y eso es lo que nosotros olvidamos.
Debemos dejar a un lado las guerras,
Los odios mutuos y las venganzas.

A nada bueno todo ello conlleva,
A pesar de que decimos que todo es por el bien.
Entonces, así como asesinamos por la patria,
También asesinamos por poder.

Como asesinamos por religiones,
También por la comida podemos asesinar.
Mejor dejemos vivir en paz al prójimo.
Ayudémosle y entendamos
Que todos somos hijos de un mismo ser.

viernes, 09 de junio de 2000

Comentar