Bar La Paz

Cuando en la libertad que te otorga
La posibilidad intoctable de arreglar el mundo en el bar la paz...
La filosofía barata supera la ropa de mala muerte que llevamos...

Y sin un peso el “gallego” del bar nos banca hasta la madrugada
Con un café compartido estirado frío
Y 100 vasos de agua en vasos dudosos...

Y hasta escucha sin opinar hablar de los zares Marx Mussolini
Caruso Mozart y la sexualidad De la Barca Nervo Arlt y los locos...

Hasta sui generis Charly Julio Sosa Maradona y Marilyn...
La Yuta el comunismo de la mentira un muro de hipocresía...

Neruda por siempre Woody y los vidrios empañados...
Hitchcot y ese cuchillo tan profundo Los tres chiflados y tantos otros...

El “gallego” siempre escucha...

Las cortinas sucias y no nos bañamos hoy...
Porque para entrar al bar la paz no es necesario bañarse...

Para ser libre debe pisarse el territorio del bar la paz...

Los poemas en las servilletas manchadas
Por el tomate de la pizza de ayer son buenos mi cabeza es otra...

 Algún moscato también compartido acerca las ideas y Elena escribe...
Elena escribe sin detenerse hasta la fatiga de la mano...

Es tan de noche y llueve tanto y el agua moja a los apurados
En las veredas sin sol iluminadas por los inmortales las cuartetas
Y el Gran Rex...

El obelisco define su sombra inmensamente interminable...

...las prostitutas de Montevideo y Florida Santa Fe y Pueyrredon...
Ellas tienen brillo propio sin precio para el Bar La Paz...

Solo escuchan junto al “gallego”...
Y de a ratos redimen su trabajo insalubre muy sonrientes...

En el Bar La Paz el mundo no gira el tiempo no tiene reloj...

Parece que nadie puede morir nadie se hace viejo...
Mentiras...
Hermosas mentiras en la fantasía de un bar...

 

Comentar