Borges Jorge

me enseñaron

tus ojos

que no hay

mejor ciego

que aquel

que quiere

leer

Comentar