DIAS LUCIDOS, DIAS TRAGICOS

Días de silencio, movimientos casi nulos, un domingo sin atolondrados, sin llamados ni salvajes vomitadores de desgano. Sin periódicos ni revistas, estos no son días en vano, te invitan al descanso.

Días de trabajo, todos trabajosos,

Es levantarse, alistarse, salir, seguir andando y si la luna cae, correr, muy muy rápido. Llegar al rancho, comer cansancio, reposar las carnes, juguetear con el de al lado.

La noche susurra, acuna sueños, deseos que estrellas iluminan en intenso letargo. Para cuándo la luz arrima, aún ni habías terminado de enunciar el postulado.

Días de tormenta, imposible distinguir si llueve afuera, si llueve adentro.

Cómo que esos días poco inspiran y revuelven las entrañas hasta dejarnos arrepentidos.

Días que se superponen en la retina durante otros dias que de allí no salen.

Días fáciles, que se viven a si mismos, como el cigarrillo olvidado en el cenicero. Transcurren rápido y te dejan pensando. Eso es bueno o eso es malo?

Días que se suceden,Días lunes, trabajo.

Días martes, trabajando.

Acaso un miércoles te dé trabajoso permiso para un jueves,trabajador y si eres precavido el viernes , ya casi abras terminado sin temor.

Aunque para el sabado tu energía Derroida romperá en llanto, vendrá al rescate el domingo de misas y serás perdonado.

En fin, así andamos.

Escribiendo y borrando.

Días nublados o nubosos y amargos.

Días soleados, soleados que son un encanto.

Días días días.

Así andamos durmiendo y despertando en días lucidos o días trágicos.

Comentar