¿Dónde Está Él?

¿Dónde está Aquel que todo lo comprende?
¿Dónde está El, que presente en todo está?
¿Porqué no escucha mi grito en cuello?
¿Porqué no ayuda a quién pidiéndolo está?

¿Dónde está el otro que tampoco responde?
¿Dónde está el adversario monumental?
Tampoco aparece ni escucha,
También ciego y sordo para nosotros está.

No existe ninguno de ellos,
No son ni materiales ni espiritual.
Son producto de mentes enfermas,
Que habían pensado en como hacernos dominar.
Y lo lograron perfectamente,
A todos nos tienen dominados y con razón,
Lo había dicho una vez Marx en el XIX,
El opio del pueblo es la religión.

Ensalza los corazones,
Endulza el paladar,
Mientras todo nuestro dinero,
A la iglesia va a parar.

Es triste el pensarlo y duele reconocer,
Más curioso es que nadie a los ángeles puede ver.
¡Denme una prueba de que equivocado estoy!
¡Demuéstrenme en el acto que no llevo la razón!

Y no me pueden tachar de indiferente,
Tampoco de loco o de profanador.
En la Biblia hay un párrafo muy claro:
"Hasta no ver y meter la mano, no creeré en la resurrección".

Y eso es lo que he estado pidiendo,
Más ¡qué desilusión!
Ni ángel ni demonio han aparecido,
Ni Dios ni diablo han querido dar razón.

Comentar