EL BANCO

Estaba vacio aquel espacio de vida,

vigilado por la luz que iluminaban sus colores

sin nadie con quien hablar de sus amores

en una tarde solitaria y perdida.

 

Estaba sólo y vacío aquel que un día

albergó en sus regazos a los enamorados

a la postre, historias llenas de alocados

vaivenes de una tarde vacía.

 

Sus flores fueron algún dia testígo

de suaves palabras y caricias con desenfreno

postergado está en su hueco de galeno

de los que confesaron el dolor a su abrigo.

 

Y quedó triste aquel que en su día

soportó el peso de aquellos enamorados

que con sus palabras y susurros callados

daban al color de las flores su alegría.

 

¿Volverán algún día a sentarse?

en tu regazo los que te vieron

o bellas palabras de amor nacieron

para nunca jamás ausentarse.

 

Pero aquellos ya se fueron

y bella estampa te dejaron

con flores que te moraron

pero no llores pues otros vinieron.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL Safe Creative/Copytight

Perteneciente al libro "Trilogía Agua, Aire, Vida y Otros Relatos"

Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier medio o soporte sin el consentimento expreso del Autor.

Comentar