El mal despierta

Vacío. Tan sólo vacío.

Un cuerpo sin emoción.

Carente de todo sentido.

Y fuera de la Creación.

 

Un nombre sin un motivo,

Sin fuerza ni fe espiritual.

Tan solo un vacío destino.

De un ser destinado al mal.

 

Dichoso en su triste esencia,

Bendito sin saber por qué.

Creciendo en el infinito.

Queriendo fundirse con él.

 

Capaz de entender lo que pasa,

Pero sin transmitir una nota.

Preso de sí mismo y el mundo.

Incapaz de sangrar gota a gota.

 

Potente, estando vacío.

Vacío, estando potente.

Queriendo cambiar su destino.

Fundido, entre la gente.

 

Queriendo alzarse de nuevo.

Salir de las sombras cenizas.

Queriendo de nuevo el mundo,

El fuego de nuevo atiza.

 

El mal se está despertando.

Ansioso, extiende sus brazos.

Queriendo fundirse con todo,

En su destructivo abrazo.

 

Lunes, septiembre 08 de 2014

 

Comentar