EL SAGRARIO

Jesús eres el eterno solitario

te quedaste en el sagrario esperándonos

y muchos pasan indiferentes.

Otros aún te ignoran

te fuiste pero al mismo tiempo te quedaste

Con nosotros en la iglesia

Y en las almas que viven en gracia de Dios

¡Señor cuanto nos amas!

Eres tan paciente y humilde

Soportas todo sin quejarte

tantos agravios Señor.

Tan sofisticados y no dejamos de ofenderte

tu Señor solo esperas y callas.

Jesús que mi alma sea tu sagrario

donde puedas descansar tranquilo

Como cuando dormías en la barca

En medio de la tempestad

 los apóstoles tenían miedo

Señor auméntanos la fe

Para que no nos reproches

 la falta de fe

Jesús mío quédate conmigo

Aunque es tan poco lo que puedo ofrecerte

porque Tú fortaleces mi debilidad

Donde la dicha es eterna

Gozando de la visión beatífica

para siempre en el cielo

Voz eres la eterna y verdadera felicidad.

 

Delia Eloísa Dousdebés Veintimilla

20/11/2018

Comentar