ESOS PERROS QUE RONDAN POR TU PUERTA

Rondan los perros por tu puerta

hambrientos y sedientos de almas

caminan despacio observando ansiosos

si por acaso cayesen migajas de muerta.

 

Rodean tu espacio viltal y rompen las calmas

de tus moradas, murmurando nerviosos

urdiendo un plan para entrar en tu vivienda

y arrancarte de cuajo los ojos de tu mirada.

 

Rugen ansiosos y babean

dejando mojado el umbral de tu entrada,

esperan la muerte y tu desesperanza

para que te rindas sin contemplaciones.

 

Rompen la paz de tu semblanza

y reniegan de tus sensaciones,

pasean por la puerta de tu entrada

y esperan a los muertos que te rodean.

 

Esos perros que te desean

que tus pertenencias  abandones

a la suerte del encontradizo 

que las encuentre, solas y sin miradas.

 

Esos son los perros sin collares

que desean lo que posees,

no son perros si es lo que crees

sino envidias malsanas.

 

Esos que babean en tu puerta

esos que desean que tus pertenencias abandones,

esos que rompen la paz de tu semblanza

y esperan que caigan migajas de muerta.

 

Esos, tienen nombre

son los perros de la envida

que las almas de los hombres

sin piedad, sin compasión corrompen.

 

 

"Y EN EL FONDO TE DIGO"

Fdi.: Alfonso J. Paredes

Todos los derechos reservados

Texto protegido por la L.P.I.

SafeCreative/Copyright

Comentar