He Visto

Dios, ¿qué pecado he cometido?
¿Por qué en esta tierra me dejaste empezar?
Llegué aquí desde mi nido,
¿Por qué motivo?
Esa idea me consume y me roe,
No me deja descansar.

Rodeado de desprecio,
De muerte y de dolor.
De indiferencia y de guerra,
De mierda, mierda,
Y nada más.
Pero para ser justo,
He encontrado algo de felicidad,
No realización como persona,
Pero sí en quién mi cabeza apoyar.

Más el resto de lo que me rodea,
Es algo indescriptible, me produce horror.
La verdad, merece un Oscar,
Pues parece sacado de una película de ficción.

Más es la realidad que me rodea,
Tan palpable que hace mis ojos arder,
Rodea el corazón de escarcha,
Ensombrece el alma, llegando al punto de temerla perder.

Saber que el que está enfrente
Y está hablando tan bien de ti,
La mano en el bolsillo te mete,
Para sacar todo lo que hay ahí.

Saber que aquel que te enseña,
No lo hace de corazón,
Lo que le importa son los billetes,
No el impartir educación.

Comentar