La Gran Ciudad

El viento es mi compañía,
Camino con él por la ciudad.
Me guía entre carros, pitos,
Entre el bullicio de la capital.

Paso entre miles de rostros,
Soy uno más,
Pertenezco al montón,
A nadie le importo ni a nadie preocupo,
Así es la vida,
Y eso no tiene solución.

Atravieso una calle,
Me sorprende un grandioso PIIIIIIII,
Un autobús pasa majestuoso,
Impidiéndome seguir.
Espero paciente,
A que desaparezca de mi camino,
Más qué pesar,
Se acerca un gamín:
- “Dotor” ¿no tiene cambio?
Yo, de buena voluntad,
 Le respondo que sí.

Cuando dispuesto estoy
A sacar una moneda,
Siento en la espalda
Un puñal que me hiela.

- ¡Bájese de lo que tenga! –
Una voz reza.
Yo le hago caso,
Al fin... la vida cuesta.

Y el gamín que cambio me pedía,
Se rié con sorna de mi pesar,
- Eso le pasa por pendejo, - dice,
- Por caminar confiado en la gran ciudad.

Dirigo una mirada triste
A los dos pobres que mi dinero dispután,
¿Llamar a la policía?
No tiene caso,
Siempre muy tarde ellos responden.

Comentar